divendres, 4 de maig de 2012

Joffrey Baratheon


Joffrey Baratheon: entre Calígula y Mordred

“Que me odien con tal de que me teman”
Calígula
Busto de Calígula
De aspecto aniñado y carácter más bien repulsivo, creo que no nos equivocaríamos en decir que estamos ante una de los personajes menos queridos de Juego de Tronos. Sin duda cada uno tiene sus gustos y puede que el heredero (y posteriormente rey de los 7 reinos) tenga sus admiradores, pero no atisbamos en el ningún buen sentimiento, ni un pasado terrible que justifique sus acciones (empatía que si podemos sentir con Tyrion, Jaime o Caersei). Solo el horroroso incesto que le engendró parece justificar tal crueldad (su trato a los Stark y al trovador lengudo es de un sadismo patológico). Maquiavelo recomendaba al soberano administrar la violencia con cuidado para gobernar  y desaconsejaba  baños de sangre inútiles y sin motivo para no engendrar rencores gratuitos. Baños de sangre en los que  también se regocijaba el emperador Calígula (12-41 d.c.) que incluso llegó a tener relaciones incestuosas con sus hermanas a las cuales, según algunas de las fuentes supervivientes de la época, obligó a prostituirse. ¡Vamos, una joya!
  Como Joffrey, con el que guarda un asombroso parecido según me puso sobre aviso una publicación en el Facebook de Gigamesh y Invernalia-mi más sincero agradecimiento-, tuvo una vida corta y sangrienta. No era fácil la Roma del Alto Imperio ni lo es el mundo de Juego de Tronos, donde el Darwinismo es ley de vida en manos de  un George Martin que si sabe administrar la violencia en sus obras, la justa para no asustar al lector, pero si para avisarle de lo que le espera si uno se encariña mucho con un personaje (uno de mis favoritos es Arya Stark, así que  en vilo estamos).
Mordred de niño en Excalibur de John Boorman
       El parecido con Mordred, el hijo bastardo de Arturo con su hermana, la bruja Morgana, es más bien por su origen: el incesto, del cual se ocupó S. Freud en Tótem y Tabú. Un origen difamante que Mordred no tenia en las primeras versiones de la leyenda artúrica, las más celtas y menos cristianas, y que es uno de los platos fuertes que nos depara Juego de Tronos nada más empezar. En el caso de Joffrey el incesto es femenino. Su madre, Cersei, es una mujer adúltera como Ginebra, la esposa de Arturo, pero su error no engendra descendencia y la relación con Lanzarote no es tan oscura como la de los gemelos Lannister, a quienes habrá que pedir audiencia ante la Mano del Rey en breve. Volviendo a Mordred, hay que aclarar que a los monjes del siglo XI y XII el incesto les llamaba más la atención, era más pecaminoso, y la leyenda quedaba mejor que siendo Mordred un sobrino de Arturo como era caso en las versiones originales del Ciclo Artúrico. El hijo contra el padre, que más podía pedirse. ¡Cuanto aprendió George Lucas de las leyendas de Arturo y de la obra de  J. Campbell!

      Poca filosofía y mucha sangre encontramos en el vástago de los gemelos Lannister así que, y como algún seguidor del blog ha comentado que el cargo de Mano del Rey es de alta mortalidad, seguiremos el consejo del filósofo L. Wittgenstein y dejaremos en paz a Joffrey pues ante lo que no puede hablarse es mejor callar.


La Mano del Rey






8 comentaris:

  1. Asombrosa el parecido. Coincidencia? No sé yo... En fin, poca filosofia como dices tú, porqué la maldad de Joffrey no tiene fin. Coincido contigo en el favoritismo de Arya, pero es que a Martin le gusta mucho matarnos los personages favoritos. Pánico tengo yo.

    ResponElimina
  2. No creo que sea una casualidad. Los americanos son más listos de lo que los europeos nos creemos y saben más historia de la que nosotros pensamos. El tópico que un americano medio no sabe nada más allá de la lista de presidentes americanos y de las andanzas de los peregrinos del Mayflower y el día de acción de gracias ha echo mucho daño. En el cine y las séries hay muy buenos guionistas, directores de casting, etc. Creo que cuando se pasan por el forro (y lo hacen) la realidad histórica -y lo hacen a menudo- es por necessidades del show business. Pero de documentación tienen a punta pala... Martin tiene lecturas muy profundas en su haber y su mérito es que no sean tan evidentes y los de HBO otro tanto. En Gladiator pasa más o menos lo mismo, muchos errores aparentes pero es un peliculón. En Europa lo habríamos convertido en un documental de 2 horas que habría fracasado estrepitosamente...

    ResponElimina
  3. Recuerdo cuando era pequeña y algunos niños de mi barrio se dedicaban a coger gatitos pequeños y tirarlos a la piscina, o a cazar saltamontes y arrancarles las patas. Joffrey me parece como uno de esos niños, solo que para él los "bichos" a los que torturar son toda la humanidad, a los que considera inferiores pero porque así lo han educado, consentido a más no poder, solo hay que ver la cara de póker que se le queda cada vez que su tío Tyrion lo reprende, por cierto, gran frase la suya de "No amenazaba, sólo educo a mi sobrino."
    Por cierto que yo no soy pro-Joffrey en absoluto, que los antiguos dioses y los nuevos me libren de ello! pero entiendo su forma de ser. Por otro lado no es nada listo y creo/espero que se está cavando su propia tumba sin saberlo ¿Caerá en ella pronto??

    ResponElimina
    Respostes
    1. Cavando su propia tumba? No voy a spoilear!!

      Yo tmabién pesnaba en el típico cruel trat de los niños a los animales. De hecho si lees a Freud el hombre tiene este institnot que no se puede eliminar (que era lo que creía la Ilustración) sinó que solo se puede sublimar. De ahí que ahora la gente piensa que los niños son más violentos que antes pq matan en la playstation y no se dan cuenta que toda esa vilencia virtual elimina la real. Igual que en muchos paises prohiben el cine violento pero lapidan a sus mujeres...

      Elimina
  4. Perdon pero aqui solo hay un sanguinario jugueton que no tiene piedad de nimgun hijo. Es Saturno devorando a sus hijos, George, encanto eres un malevolo y ludico cruelon, eso es lo que nos llama la atencion de tu obra, tu perfidia, eres muy humano, me caes bien, asi, sin misericordia, el disfraz de los mediocres.

    ResponElimina
    Respostes
    1. La expresión: no deja títere con cabeza define como ninguna la obra de Martin.

      Elimina
  5. Perdon pero aqui solo hay un sanguinario jugueton que no tiene piedad de nimgun hijo. Es Saturno devorando a sus hijos, George, encanto eres un malevolo y ludico cruelon, eso es lo que nos llama la atencion de tu obra, tu perfidia, eres muy humano, me caes bien, asi, sin misericordia, el disfraz de los mediocres.

    ResponElimina
  6. Excelente el blog, agregale a las actitudes de Jofrey, su parecido con el principe Carlos de Habsburgo.

    ResponElimina