divendres, 18 de maig de 2012

Robert Baratheon


Robert Baratheon: el rey dionisíaco

"Hay hombres que son como las espadas, hechos para luchar; cuélgalos y se oxidarán"
Donal Noye, herrero del Muro






Robert no es un modelo ideal de rey. Sin duda, es un contrarquetipo de Rey Arturo. Si en el Ciclo del Grial Arturo representa el modelo perfecto de soberano, justo, querido y amado por todos sus caballeros y súbditos en el reino idealizado de Camelot; Robert representa, en Juego de Tronos, lo contrario: un rey que no es amado ni por su propia esposa. Un rey cornudo, en esto si se parece al soberano de Camelot, que no preside una Mesa Redonda de caballeros nobles sino que está rodeado por un consejo de personajes intrigantes y que buscan su ruina. Un rey putero y alcohólico.

Estatua de Dionisio, dios
griego del exceso

Robert Baratheon és un rey dionisíaco, más griego y romano que el cristiano Arturo, personaje que los clérigos utilizaron para tratar de moldear un personaje que poco se parecía al Arturo histórico, seguramente un caudillo bretón del tiempo de los romanos. Robert Baratheon es un hombre trágico, enamorado de una mujer muerta, buen soldado, pésimo gobernante. Como describe magistralmente el antiguo herrero de los Baratheon que sirve con Jon Snow en la Guardia de la Noche, el de Robert es el típico caso de hombre al cual le sienta mejor el estado natural -la bellum omnia inter omnes que decía Hobbes- que la paz y la aburrida gestión de los asuntos mundanos más propia de filósofos y burócratas. Freud diría a Robert que su dependencia de la bebida es una sublimación de los desaires de Cersei a cuya fogosidad no da el cauce correcto. Nietzsche seria más indulgente y vería en él lo que es: un hombre trágico que vive la vida hasta el límite. Un niño en el cuerpo de un rey venido a menos. No lo llamaría superhombre porque hay en el resentimiento y melancolía. La terapia de Freud seria un caro psicoanálisis, en cambio Nietzsche le recomendaría declarar la guerra a alguien. Solo le reprocharía que no diera rienda suelta a sus sueños de guerrero. Quizás es lo que espera al conceder a su compañero de fatigas, a su hermano de armas, Edd Stark el cargo de Mano del Rey o puede que sea solo para recordar batallitas, historias de la puta mili. Robert es un rey que cae bien, sentimos por él lástima y simpatía. Su destino podría ser el nuestro: cornudos y domesticados.
Baco, Caravaggio

Joan I el Cazador o Amador de la gentileza,
cuya muerte dejó un reino arruinado
y al borde de una guerra civil.
Pacífica la vida de un pueblo que se lee con aburrimiento decía Montesquieu. A la muerte de Robert se desencadena una guerra terrible: la guerra de los 5 reinos. La muerte de Baratheon, aparentemente absurda y bajo la cual se esconde un crimen perfecto que recuerda a la muerte de Joan I de Aragón, cuyo fin en Girona en una siniestra cacería estuvo a punto de dar con una guerra civil en Aragón en el siglo XIV y que acabó con Bernat Metge y varios consejeros del rey en la cárcel. Allí Metge escribió Lo Somni, obra que anuncia el humanismo literario de la lengua catalana. Un día escribiré sobre las influencias de la historia medieval de España en la obra de Martin que creo son abundantes. Hay vida más allá de la Guerra de las Dos Rosas...


La Mano del Rey

4 comentaris:

  1. Et felicito pel bloc, és molt interessant (i té molt potencial: mira si hi ha personatges a la saga!). D'en Robert podràs tornar a parlar quan escriguis sobre els seus germans: trobo encertadíssim el paral·lelisme metal·lúrgic que feia Noye dels tres Baratheon (Robert-Acer, Stannis-Ferro, Renly-Coure [o era bronze?]). Fins i tot l'acer, el millor material dels tres, es rovella quan no es fa servir...

    ResponElimina
  2. Gràcies Manu!! El més interessant és que la gent el llegeixi i la cosa vaigi creixent. De moment tinc idees per algunes entrades més. Espero que no s'esgoti la mina que és Martin. Auqest moment és molt bo i recordo que vaig pensar en la frase per encapçalar l'entrada per en Robert i dita per un ferrer encara és millor. Això que fa de classificar els homes recorda molt a PLató: homes d'or, de plata i de bronze. Al llibre diu COure en parlar d'en Renly, molt bonic però no té res més. En Renly donarà que parlar, especialment l'escena tòrrida amb el seu amant el cavaller de la Flor ja que hi ha un moment en que aquest "afusella" clarament una frase de Maquiavel. Literalment!!
    Gràcies per el teu comentari!!
    ;)

    ResponElimina
  3. genial tu blog q descubro hoy! escribeme si quieres...muchisimo gusto en leerteee aaaacba@hotmail.com

    ResponElimina
  4. La mort de Joan I no va arruinar elregne. La va arruinar la seva vida plena de despesa estúpida. També cal comentar que Joan I eraelcontrari de Robert, perquè estava boig d'amor per la bruixa de la seva dona.
    En el cas de Robert, lanostalgia es un error...

    Roger

    ResponElimina