dijous, 23 d’agost de 2012

Orientalismo y épica en CDHyF II o el choque de civilizaciones

Orientalismo y épica II en CDHyF II o el choque de civilizacione




Las similitudes entre Danaerys y Alejandro de Macedonia son más elementales, pero si atendemos a algunos de los pasajes de Martin, el parecido es turbador. Danaerys es joven y bella, despiadada y tierna a la vez, como Alejandro. La última de los Targaryen sueña con un mundo mejor y tiene un punto de locura y delirios de grandeza, que parece que van en aumento, distanciándose de los demás. Un retrato relativamente similar al que se hizo del rey de la antigüedad. Como Danaerys, Alejandro sólo tomó por consortes a mujeres extranjeras (en el caso de la Madre de los Dragones, hombres) y adoptó los vestidos persas (Danaerys el Tokar en Meereen) para adaptarse a sus nuevos súbditos. Ambos personajes se orientalizan progresivamente, pero mantienen la idea de la superioridad en el fondo de las costumbres occidentales: Alejandro ordenó instruir a los jóvenes persas para que lucharan a la manera macedonia y Danaerys pide a Ser Barristan que elija a chicos de la Bahía de los Esclavos para enseñarles las reglas de la caballería de Westeros. Incluso el desastre del Desierto Rojo de los fugitivos Dothraki parece calcado a cuando los macedonios se perdieron en Gedrosia, el otoño del 325 antes de Cristo.
Los últimos años, desde Huntington a Victor Davis Hanson, pasando por Robin Waterfield o Pagden, han sido frecuentes los ensayos que versan sobre el conflicto Occidente-Oriente. Los autores atribuyen la superioridad militar de Occidente a la robustez de sus instituciones y al mayor grado de igualdad entre sus ciudadanos, mientras que en Oriente, desde la época persa hasta los actuales regímenes islámicos, la distancia entre el poder y el súbdito es abismal. El Westeros de Song of Ice and Fire no es una sociedad igualitaria, pero no existe la esclavitud, algo exclusivo de Essos. Davis Hanson en Matanza y cultura recuerda los interminables conflictos entre europeos y otros pueblos del mundo y remarca que la superioridad de los europeos no es por valor o potencia física, sino por la disciplina y la seguridad de que como ciudadanos libres recibirán retribuciones superiores que les permitirán prosperar. Explica que guerreros envejecidos o desnutridos pueden imponerse a otros en plenitud por la superioridad de su tecnología y recursos. El botón de muestra de la teoría en Juego de Tronos podría ser el duelo entre Jorah Mormont-caballero crepuscular-y Qotho, un dothraki robusto y enérgico-que se decide a favor del primero; en el quinto volumen Ser Barristan, con 63 años, hará una demostración similar. Demostraciones que nos trasladan a la superioridad de los veteranos de Alejandro que con 60 y 70 años eran la formación más temible del mundo antiguo y aterrorizaban a indios y persas.

Esta insistente separación entre dos mundos fue un motivo de debate en la antigüedad. Los griegos y los romanos toparon infinidad de veces contra persas, partos y los árabes. El desconocimiento entre la cultura mediterránea -germen de la occidental de nuestros días- y la irania contribuyó enormemente a las fricciones. Pero es que el propio Aristóteles, maestro de Alejandro, partía de la base -como los hombres de Westeros- que la esclavitud es intrínseca al Oriente «jamás se llamará esclavo al que no merezca serlo; de otra manera los hombres de más elevado nacimiento podrían parar en esclavos, hasta por efecto del hecho de otros esclavos, porque podrían ser vendidos como prisioneros de guerra. Y así los partidarios de esta opinión tienen el cuidado de aplicar este nombre de esclavos sólo a los bárbaros (los persas), no admitiéndose para los de su propia nación. Esto equivale a averiguar lo que se llama esclavitud natural» (Política 1:2).¿Qué parte de las disputas y los prejuicios entre unos y otros no ha derivado de estas consideraciones?

Finalmente, cabría preguntarnos si es George R.R. Martin continuador de estos prejuicios? Rotundamente no. Martin simplemente se basa en una recombinación de las historias de los pioneros europeos en Oriente Medio para forjar una parte importante de su saga. No transmite ningún valor ideológico, sino que crea su propio mundo y mensaje, con algunos referentes derivados de las expediciones de griegos, romanos y otros europeos los últimos 2.500 años. Los estereotipos de los orientales son vistos a través de los personajes que narran los capítulos: Y todos estos provienen de Westeros! Es absurdo pensar en mensajes ideológicos subliminales, porque precisamente la obra de Martin no es una lucha entre el bien y el mal.


Sus páginas transpiran un mensaje bastante pesimista sobre la volubilidad del ser humano y hasta qué punto las intenciones y sus objetivos se pueden contaminar por el deseo y la ambición. En una conversación con el autor de este blog, Bernat Roca, este comentaba la sugestión de Oriente exótico y voluptuoso que se desprende de las páginas de Martin y como, en el fondo, el autor no juzga sino que convierte y recrea en literatura fantástica algunas de las visiones de los europeos sobre Asia. Y lo encarna en el viaje iniciático de una niña en un universo tan imposible como sugerente: la westerosi Danaerys el continente de Essos.


Francesc Vilaprinyó



4 comentaris:

  1. Muy interesante el blog y esta entrada en particular. Mientras leo los libros me voy dando cuenta de estas cosas, pienso a veces en Alejandro Magno, otras en la Edad media... Es como si George R.R.Martin hubiera juntado en el mismo eje sincrónico toda la historia diacrónica. Mis felicitaciones por tu perspicacia

    ResponElimina
    Respostes
    1. Gracias! ;)

      Creo que es como lo dices (Es como si George R.R.Martin hubiera juntado en el mismo eje sincrónico toda la historia diacrónica). MArtin ha hecho un mix de muchas lecturas que acumula en su haber. Esta obra no habria podidio ser escrita por un escritor joven pues no tendria tanto bagajae cultural y vital. juego de tronos escrita por otro autor, la misma historia, seria mucho más plana y pobre, sin tantos referentes culturales.

      ;)

      Elimina
    2. POr cierto!

      Gracias por participar!!

      Bernat

      Elimina
  2. Si Daenerys es Alejandro, Robb es Aníbal.
    Supongo que es tan evidente que no hace falta mencionarlo.

    ResponElimina