divendres, 28 de setembre de 2012

Sandor y Sansa, Tyrion y Shae

Sandor y Sansa, Tyrion y Shae, la Bestia y la Bella

"-Los dioses nos crearon a todos. (Sansa)
 -A todos -se burló Sandor-. Díme pajarito, que tipo de dios crearía un monstruo como el gnomo? Si hay dioses, crearon las ovejas para que los lobos se las comieran, y crearon a los débiles para que los fuertes jugaran con ellos.
-Los auténticos caballeros protejen a los débiles.
-No Hay auténticos caballeros -dijo el Perro resoplando -, así como no hay dioses. Sino te puedes proteger sola, muere y sal del medio para los que sí pueden. El acero afilado y los brazos fuertes gobiernan este mundo, no te creas otra explicación.
-Sois horrible. -Sansa se echó para atrás.
-Soy sincero.´Es el mundo que es horrible. Ahora vete pajarito, estoy harto de que me mires."
Choque de Reyes


Sansa y Sandor Clegane
The Beauty and
The Beast
De todos es conocido que G. Martin fue guionista y productor de The Beauty and the Beast (serie de culto de los 80, almenos en  mi opinión). De aquella experiencia sacó retazos e ideas de un arquetipo universal que, por lo menos, aparece en Juego de Tronos en  dos parejas: Sandor y Sansa, Tyrion Lannister y Shae. Dos "bestias" y dos BELLAS. Al lector le parecerá tan evidente como a mi la comparación, pues creo no admite dudas. La nietzscheana y darwinista personalidad de Sandor Clegane -ver diálogo-, un hombre con una historia triste (como toda buena bestia) tras la que se esconde un corazón para ablandar, un príncipe que despertar con un beso mágico. ¿Llegará algun día?
La bella y la bestia (Disney)
La Bella y la Bestia es un cuento de hadas tradicional europeo. Explicado en múltiples variantes cuyo origen podría ser una historia de Apuleyo, incluida en su libro El Asno de Oro (también conocido como Metamorfosis), titulada Cupido y Psique. La primera versión publicada fue obra de la escritora francesa Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve, en 1740, aunque otras fuentes atribuyen a Giovanni Francesco Straparola la recreación de la historia original, en 1550. Arquetipos immemoriales que nos explican, segun los estudiosos de los mitos, la historia de la interiorización  de nuestra bestia, la Sombra según Carl Jung, para sacar al humano que llevamos dentro. Al nacer no somos "humanos", llegamos a serlo tras un largo proceso que dura toda una vida y aun así la inhumanidad convive siempre con nosotros, agazapada en nuestro interior y por eso a veces la convocamos y es cuando todo estalla.
Tyrion y Shae
Es el caso de Tyrion Lannister, no tan evidente en la serie (pues P. Dinklage tiene un gran atractivo) pero más en el libro, es un ser repudiado,que aborrecido por su padre y los hombres se rebela contra su destino de Quasimodo y encuentra a su Esmeralda (Shae), una mujer que lo "humaniza" ante el lector, pues el amor es la base de todo el proceso de humanización. En cada individuo el  eros(amor) debe vencer al Tánatos (odio,muerte) para poder llegar a ser un hombre/mujer (o una sociedad) equilibrado/a y "humano/a", Freud dixit. Aunque este proceso es más claro en Sandor Clegane pues Tyrion ya tiene buenos sentimientos des de un principio, mientras que "El Perro" vive consumido por el odio, un odio ciertamente comprensible hacia su hermano (la temible Montaña). Nosotros haríamos lo mismo.
Esmeralda y Quasimodo
Sansa está prometida con un hombre guapo pero que por dentro es un "monstruo", un inhumano (Joffrey) y tiene como guardián a un hombre que la desea, pero por el cual siente desprecio y que la maltrata. Ya Platón advertía contra las peligros y falsedades de la belleza física pues Sócrates era más bien poco favorecido, pero una vez conocida su alma era tan bella que el eros hacía él era infinito. Es evidente que la concepción del caballero que Sansa Stark admira en el diálogo de la cabecera es la que ha visto y vivido en su padre (el caballero cristiano que Ramon Llull defendía en su Libro de la caballería y que Edd Stark representa), un modelo que ella, como buena Electra, busca. ¿Conseguirá cambiar la bestia nietzscheana de Clegane por el caballero humano y platónico, conseguirá a su "príncipe azul"?

La Mano del Rey



dimecres, 26 de setembre de 2012

Ygritte

Ygritte y el perspectivismo de Nietzsche

"-Invernalia no es el sur -protestó Jon.
 -Para nosotros, todo lo que hay más allá del Muro es el sur.
- Supongo que todo depende de donde te encuentres -Jon no había pensado nunca desde esa perspectiva."
Choque de Reyes



F. Nietzsche

El filósofo alemán F. Nietzsche trató de destruir con su "martillo" retórico el Muro filosófico que occidente había construido desde Platón hasta Kant, pasando por Descartes. La Verdad, entendida como idea universal que los filósofos habían buscado y que la Ilustración veía en el positivismo y la ciencia era, sin embargo, fruto de un pacto, un conjunto de metáforas aceptadas por una sociedad determinada. Para Nietzsche, no existía verdad alguna fuera del hombre,  y esta no podía ser ni absoluta ni objetiva. Como sujetos solo podemos aspirar a una verdad subjetiva, nunca objetiva. No había Verdad, había verdades. En palabras del "loco de Turín": No hay hechos sino interpretaciones. La verdad es aquello que la voluntad de poder conquista. La Verdad se impone desde el poder. Si el poder reside donde los hombres creen que reside (Lord Varys) la verdad reside  en manos de los que los hombres que controlan la sociedad (para Nietzsche, la sociedad liberal burgesa decimonónica). Así pues, el concepto de Perspectivismo es para Nietzsche una necesidad epistemológica a priori (nuestra forma de ver el mundo es fractal, parcial y subjetiva) y la verdad que la ciencia crea es útil, pero no es la Verdad. Como individuos o sociedades creamos ideas y formas de ver el mundo (Weltanschaung) que queremos imponer a los demás. Todo esto puede parecer obvio, pero no lo era en tiempos de Nietzsche, ni podemos suponer que lo fuera en la "edad media fantástica" en que se ambienta Canción de Hielo y Fuego donde una casta sacerdotal quiere imponer su nueva verdad (Melisandre y su discurso "platónico") a una corte milenaria dominada por la tradición y, de momento, por la Verdad que los Lannister han creado (la mentira de Joffrey).

Ygritte y Jon Snow

En uno de los capítulos de Choque de Reyes Ygritte (la salvaje) hace ver a Jon que su punto de vista puede ser erróneo, que la verdad puede ser otra (Tu no sabes nada Jon...), que quizás los salvajes no son más que un pueblo libre mientras que el sur "civilizado" es una maraña de intrigas y maquinaciones. The truth is out there... Probablemente, los salvajes sean como los Pictos, los originales pobladores de las islas antes de las invasiones de los Ándalos y otros pueblos, como  fueron los britanos antes de los sajones y normandos. El poder del reino ha creado una verdad, un relato, un marco mental que diria G.Lakoff: hay una civilización que se encarna a través de un orden social jerarquizado y una barbarie que habita más allá del muro lo cual nos lleva a Joseph Conrad y a El corazón de las tinieblas (pero ya hablaremos más adelante de esto cuando le llegue el turno a Mance Rayder).
Jon Snow y Tyrion Lannister


Ygritte es además el arquetipo de la mujer que, inevitablemente, se encuentra en el camino de todo héroe que se precie.  Me hace pensar en la Sophia (sabiduría) de los griegos helenísticos. Una sabiduría que Snow, el bastardo estoico como gusto de llamarle, encuentra a través del saber crítico que se adquiere por la experiencia propia a diferencia del saber común, lleno de lugares comunes y tópicos adquiridos acríticamente durante la infancia y la adolescencia (su educación en Invernalia). Aparte de él, solo Tyrion Lannister tiene sobre el Muro opiniones propias y muestra recelos sobre lo que allí acontece. Snow y Tyrion, dos "expulsados", dos filósofos a su manera, el uno estoico y el otro epicúreo, dos viajeros en busca de sí mismos y de su felicidad. Los muros siempre han contado cosas, des de los antiguos Egipcios a los graffitis de las ciudades actuales, pasando por el arte románico. Pero ya hablaremos de ello más adelante...





La Mano del Rey


 PD: este post va dedicado a @Eddipenurias que se encuentra de viaje por Escocia donde seguro el paisaje y el  recuerdo de los MacDonald han despertado en él visiones del pasado. Y a Guillem Roca "Ser William" de la casa Baratheon y a Anna (mi Ygritte).


dimarts, 11 de setembre de 2012

Greyjoy IIª parte


Greyjoy II: la historia de Escocia entre bastidores

"¿Oiga viene de las Tierras Altas? A visto a los Mac Donald y sus hombres marchando desde Skye"
Antigua balada escocesa que conmemora la sangrienta batalla de Harlaw de 1411



Mac Donald, señor de las Islas
sentado en su trono de piedra (obra de
epoca victoriana).
Existe entre los seguidores de Juego de Tronos un pequeño número de aficionados a la Casa Greyjoy. Son pocos, pues no es que los hombres y mujeres de las Islas de Hierro sean fáciles de querer, pues representan una faceta muy oscura de la naturaleza humana. Los Lannister también representan algunos de los vicios más humanos (arrogancia, voluntad de poder, avaricia, lujuria...), pero su refinamiento civilizado les hace más parecidos a nosotros los occidentales. O como decía Bob Marley, la violencia educada del hombre blanco, el policía británico que antes de golpearle con la porra exclamaba: ¡Excuse me! 

Ruinas de Islay donde se encontraba el
antiguo consejo de los señores
de las Islas
    Los Greyjoy son aves de rapiña, ya lo expusimos en una entrada anterior. Hombres del norte, rudos, de costumbres ancestrales y seguidores de un dios lovecraftiano: el Dios ahogado. También existe entre los fans una controversia sobre su posible inspiración en los antiguos vikingos (y alguna queja por su estética televisiva poco asalvajada). Bien, deberíamos aclarar que sin ser erróneo, no es exactamente los Vikingos típicos lo que Martin tenía en la cabeza. Creo que bebió de las fuentes escocesas, de las tribus nórdico-gaélicas de las Islas Hébridas y Orcadas, y hay un pequeño detalle que deja muy claro esta inspiración. El apellido Harlaw es el de una de las casas menores, banderizas de los Greyjoy, y de la esposa del clan de estos Alannys Harlaw. ¿Y que relación tiene todo esto con la historia de Escocia?


Escudo de un miembro
del Clan de los Mac Donald de época moderna
En 1411, el jefe del clan Mac Donald, señor de las Islas (Dominus Insularum) marchó des de las islas de Islay y Skye en una devastadora campaña sobre las lowlands, asaltó Urqhuart Castle (en el lago Ness) y fue en Harlaw donde sus 10.000 hombres chocaron contra los 6.000 lowlanders de Alexander Stewart en una sangrienta batalla de resultado incierto pero que supuso el fin de las invasiones durante cierto tiempo. Los Mac Donald habían sido reconocidos Señores de las Islas por los reyes de Escocia a raíz de su participación en la batalla de Bannockburn (1314). Aunque su modo de vida, la escasez de sus tierras les obligaban a buscar los "excedentes" de las más fértiles tierras de sus vecinos. Nosotros no sembramos. La batalla dejó un recuerdo imborrable en la historia de Escocia del qual es testigo una preciosa canción que ha apsado de generación en generación Battle of Harlaw (Old Blind Dogs).  


Lista de conciudadanos
de Aberdeen que probablemente
participaron en la
 batalla de Harlaw (1411)
Su poderío duró doscientos años. En pleno siglo XV y durante la Guerra de las Dos Rosas (no podía ser de otra manera) John Mac Donald de Islay firmó un tratado con el rey de Inglaterra para apoderarse de Escocia (Invernalia?), pero su arriesgada treta y rebelión no dio resultado y los Mac Donald perdieron el título de señor de las Islas en favor de Jaime IV de Escocia, distinción que ahora detenta Carlos, príncipe de Gales. Los Mac Donald continuaron como señores feudales durante siglos pero ya nunca fueron señores de las Islas. Hoy en día la pequeña isla de Cara es lo que queda de su extenso dominio insular. Las ruinas de sus castillos, visitados por cientos de turistas, el apellido extendido por todos los países de habla inglesa y un orgullo por un pasado tan lustroso como violento es lo que queda de ellos. ¿Que quedará de los Greyjoy cuando acaba la Guerra de los 5 reyes?




La Mano del Rey


PD: quién escribe estas líneas ha visitado las tierras escocesas y puede asegurar que Urqhuart Castle, Skye o los Campos de Culloden son paisajes mágicos y que las visiones del pasado perviven en lugares como estos. Si uno no puede cerrar los ojos e imaginar a los hombres de Mac Donald marchando en una mañana de bruma espesa estando allí no podrá viajar mucho más allá con la obra de Martin.