dijous, 8 de novembre de 2012

Tullidos, bastardos y cosas rotas

Tyrion Lannister y el Filósofo-Rey de Platón

"Porque cuando un particular o una polis no saben discernir en este punto, terminan por utilizar de forma inconsciente cojos y bastardos ya como amigos, en un caso, ya como gobernantes en el otro."
Platón, La República, Libro VII

"-Y que hareis, entonces, señor, ahora que sois la Mano del Rey?-preguntó Shae  mientras él tomaba la carne flácida de sus pechos con las manos.
-Una cosa que Cersei no se espera -murmuró Tyrion bajito en el esbelto cuello de la chica-. Haré... justícia."
Choque de Reyes


Platón
Menudo festín filosófico el de Tyrion en los capítulos de Desembarco del Rey. Desfilan por ahí, especialmente en los diáologos con Varys, pinceladas de Hobbes, Maquiavelo y la sombra del "Eterno" Platón y su Filósofo-Rey. Ni que decir tiene que Platón habría desechado a Tyrion por su cojera, como podemos leer en el fragmento de arriba, y eso que decía que la belleza estaba en el interior. Platón, filósofo contradictorio, progresista y "facha", brillante y tenebroso, antorcha y caverna (Santiago Navajas dixit). Pero sin duda Tyrion representa como nadie la nueva virtud (areté) que Sócrates y Platón lucharon por imponer: el de la sabiduría como herramienta de control de la fuerza del guerrero y de la sociedad, la hegemonía de Gramsci. Es el inicio del error, de la gran mentira de la filosofía como dijo Nietzsche. Tyrion y su grupo de matones, tan alejados de los guardianes amables que proponía el griego. ¿Tyrion Filósofo-Rey (el jefe de la Polis-estado propuesto por Platón)? Quizás suene exagerado.
Cersei y Jaime Lannister
   Aunque sin duda vemos en Tyrion esa lucha contra la belleza de Cersei, esa belleza que tanto exasperaba a Platón porque distraía de la verdad de las ideas. La belleza de Helena de Troya que había causado la ruina de un reino y una guerra terrible ("la guerra por el coño de Cersei" que decía Jaime Lannister). ¿Pensaba Martin en esto? Acertijos en la oscuridad... Platón proponía un estado con 3 clases: los filósofos, cuya mayor virtud era la sabiduría (Tyrion encarna sin duda el papel), los guardianes, que són hábiles en combate, hombres de plata, o sea Jaime Lannister, Bronn y la "peña chunga" de Harrenhall, y el pueblo, o sea los currantes que deben trabajar para mantener a los demás. Clavadito a la sociedad medieval si cambiamos a los filósofos por los clérigos de, pongamos, El Nombre de la Rosa.


Tyrion y Cersei Lannister
 La Justícia, virtud suprema, era el objetivo del Filósofo-Rey; concretamente este debía "traer" a la ciudad terrestre la Justícia del mundo de las ideas (se me ha colado por ahí San Agustín de Hipona). Para Platón, Ley no es igual a Justícia, puede serlo si es correctamente aplicada. Hay justícia cuando cada uno de los estamentos hace lo que le corresponde. Para Cersei, el poder es poder; para Tyrion, y probablemente para Lord Varys, el poder es un medio para llegar a un fin: la Justícia. ¿Y que diría Tywin Lannister a todo esto? Nos vemos en Tormenta de Espadas. Platón también habla de los bastardos. Dejaremos a Snow tranquilo en el Muro...
 
 
 
La Mano del Rey


dimarts, 6 de novembre de 2012

Religiones de Poniente I

Los Siete y Carl Gustav Jung: arquetipos y politeísmo pagano

"El Guerrero era Renly, Stannis, Robb y también Robert, Jaime Lannister y Jon Nieve. Por un instante incluso le pareció ver a Arya en los surcos"
Choque de Reyes



Virgen María, arquetipo
de la madre
En un mundo fantástico una de los elementos más importantes es el de la religiosidad, ya sea popular como la institucional. Uno de los puntos clave para dar veracidad al relato es el tratamiento de lo sagrado. En general, es fácil caer en un camino trillado ya que la fantasía tiene un punto débil: no es verdad pero tiene que parecerlo. Un simple velo basta para ocultar un cuerpo y un simple rasguño y el hechizo se desvanece. La religión en la fantasía debe parecer verdadera, sin poder ser una còpia de la história verdadera. Tolkien optó por un politeísmo de influencias cristianas y platónicas. El Mal surgía de una desviación del Bién. Los orcos eran elfos corrompidos, y los hombres, Dunedain venidos a menos... Tolkien sucumbió al hechizo de Platón al concebir el mundo como una caída, al describir la Tierra Media como la cópia mala de un mundo perfecto creado por los Valar y corrompido por Melkor del cual  se salvaban apenas un puñado de Hobbits. Todo muy San Agustiniano (Civitas Dei).
Catelyn Stark, madre y a la vez arquetipo de la madre
   

 En Martin nada de esto detectamos. Hay varias religiones, dioses antiguos de raíces animistas, los Dioses nuevos y las sectas monoteístas en ascenso. Ninguna parece la  "mala cópia" de nada, solo en Melisandre detectamos esa intoleráncia própia del monoteísmo. Como le hace decir a Hannibal el escritor Gisbert Haefs en su gran novela sobre el general cartaginés: los romanos quieren imponer una sola ley en el Mediteráneo, pronto encontraran y querrán imponer un solo Dios. Roma contra Cartago, un batalla eterna.

El psiquiatra suizo Carl Jung
 Carl Jung planteó los arquetipos para designar cada una de las imágenes originarias constitutivas del "inconsciente colectivo" y que son comunes a toda la humanidad (por ejemplo, el Viejo sabio). Configuran ciertas vivencias individuales básicas, se manifiestan simbólicamente en sueños o en delirios y son contenidos más o menos encubiertos en leyendas, cultos y mitos de todas las culturas. Goethe también los usó en Fausto para explicar que las madres iluminaban el camino del héroe, como Catelyn cuando va camino a Aguasdulces y acude al septón en el fragmento reproducido arriba. Como vemos el Guerrero es un arquetipo que Catelyn no solo identifica a Robb Stark, su hijo, sinó también a sus enemigos, por lo que el arquetipo y la religión de los 7 es inclusiva a los enemigos, muy lejos del "God is in our side" de las religiones monoteístas que denunciaría más adelante Bob Dylan en la célebre canción. Aunqne para ser justo parece que los dioses nuevos són máscaras de un solo Dios. Bueno no podía tampoco encajar perfectamente, pero es evidente que tanto el Tarot como los 7 dioses, un número indudablemente religioso pues 7 són los dioses japoneses y egipcios, tienen similitudes que remiten a los arquetipos jungianos.



La Mano del Rey