dimarts, 31 de desembre de 2013

Sansa, de peón a reina

¿Sansa, de peón a reina?

" «Y yo soy Alayne Piedra, una bastarda.» La habitación era fría y negra, aunque bajo las
sábanas tenía calor. Aún no había llegado el amanecer. A veces soñaba con Ser Ilyn Payne y en esas ocasiones despertaba con el corazón desbocado, pero no había sido un sueño de ésos."
Tormenta de espadas

“En Desembarco del Rey hay dos tipos de personas, los jugadores y las piezas”.  
P. Baelish


Sansa Stark, la edad de la inocencia
Sansa Stark es uno de los peones más codiciados en el Juego de Tronos. Una joven fràgil y bella, inocente, educada en los ideales corteses y que tiene sueños de caballeros andantes. Todos estos sueños se hacen trizas rápidamente al ser prometida con Joffrey en un apaño del "buen" rey Robert:





—Ven conmigo al sur y te enseñaré a reír de nuevo —prometió el rey—. Me ayudaste a
conseguir este maldito trono, ahora ayúdame a conservarlo. Nuestro destino era gobernar juntos.
De no ser por la muerte de Lyanna habríamos sido parientes, nos uniría la sangre, no sólo el afecto. Pero no es demasiado tarde. Tengo un hijo, y tú una hija. Mi Joff y tu Sansa unirán nuestras casas, como en el pasado quisimos hacer Lyanna y yo.

Esto le suena a Sansa como la promesa del paraíso, pues desconoce que Joffrey dista mucho de ser un príncipe de cuento de hadas. No tarda mucho en descubrir la verdad sobre él. Sansa es el protipo de princesa ideal, lo que explica la identificación de grandes sectores de la audiencia femenina con ella: 
Las labores de costura de Sansa eran siempre exquisitas. Todo el mundo lo decía.
«Las labores de Sansa son tan bonitas como ella —dijo una vez la septa Mordane a su señora madre—. Tiene unas manos tan hábiles, tan delicadas...—

Sansa y Joffrey, una relación imposible
Para compensar tanta perfección y para acontentar a los/las fans más de la línea Pipi Lamstrung que Barbie o Disney tenemos a Arya Stark, la una la otra morena, sueños de espadachín y manos de herrero. No cabe duda que Martin sabe construir personajes que combinan a la perfección. (Sansa) pelliroja, besada por el fuego,  Si comparamos a Sansa con Ygritte, por poner un ejemplo, nos damos cuenta de que la mujer salvaje vive más feliz y mejor que una alta dama de la nobleza de una sociedad corrupta y decadente. Ygritte es libre, mientras que Sansa es rehén del hombre que mató a su padre, con quien debe casarse y que la maltrata física y psicologicamente. Ygritte y Sansa, ambas pelirrojas, la una libre y la otra sumisa (de momento). Nos atrevemos a decir que casi nada es al azar en G. Martin. Ni el color del cabello de una princesa.
Sansa y Sandor Celgane

Pero esta situación va cambiando a medida que la crueldad de Joffrey (el dolor es el que hace a los hombres lo que son) la despierta de sus ensoñaciones juveniles. El Perro, con su diálogo  de Choque de reyes que ya tratamos en este blog , la enfrenta a la nietzscheana verdad del mundo cruel en que se encuentra:

"Los dioses nos crearon a todos. (Sansa)
 -A todos -se burló Sandor-. Díme pajarito, que tipo de dios crearía un monstruo como el gnomo? Si hay dioses, crearon las ovejas para que los lobos se las comieran, y crearon a los débiles para que los fuertes jugaran con ellos.
-Los auténticos caballeros protejen a los débiles.
-No Hay auténticos caballeros -dijo el Perro resoplando -, así como no hay dioses. Sino te puedes proteger sola, muere y sal del medio para los que sí pueden. El acero afilado y los brazos fuertes gobiernan este mundo, no te creas otra explicación.
-Sois horrible. -Sansa se echó para atrás.
-Soy sincero.´Es el mundo que es horrible. Ahora vete pajarito, estoy harto de que me mires"

Sansa y Petyr, su "protector"
Una de las mejores jugadas del ajedrez es la de convertir un peón en una dama o reina al llegar al otro lado del tablero. Quizás sea esta una de las jugadas que Meñique prepara, oculta en la enigmática referencia que hace sobre la Guerra de las 3 reinas en este diálogo de Festín de cuervos

"No te imaginas la mitad de lo que está pasando en Desembarco del Rey, cariño. Cersei va de estupidez en estupidez, ayudada por su consejo de ciegos, sordos e imbéciles. Siempre supe que llevaría el reino a la ruina y se autodestruiría, pero no imaginaba que fuera a darse tanta prisa. Es un desastre. Creía que contaría con cuatro o cinco años de tranquilidad para plantar unas cuantas semillas y esperar a que madurasen ciertas frutas, pero ahora... Menos mal que se me da bien medrar en el caos. La poca paz y orden que nos dejaron los cinco reyes no sobrevivirán mucho tiempo a las tres reinas."

Sansa Stark, una reina sin duda alguna

¿Quiénes son las tres reinas de Petyr? Daenerys Targaryen, Myrcella Baratheon, Selyse Baratehon, Margaery Tyrell, Asha Greyjoy, Sansa Stark, Arianne Martell... Acertijos en la oscuridad. Hay hielo y también hay fuego, amor y odio, masculino y femenino... 


La Mano del Rey


PD: dedicado a la Belle Alliance donde Ser Ilyn Payne causa estragos, especialmente en manos de Uri Payne, estratega de altos vuelos.

dijous, 26 de desembre de 2013

Danza de Dragones

Danza de Dragones: los dragones orientales y occidentales frente a frente (por Siscu Vilaprinyó)

"Una de las decisiones más trascendentales que había que tomar era la de incluir, o no, dragones de verdad en la saga"
George R.R. Martin

Dragon Blanco (Ciruelo)
La potente y fiera imagen de los dragones de Danaerys Targaryen aparece en los momentos climáticos de Juego de Tronos. Un par de las tres primeras temporadas de la serie de la HBO han finalizado con los dragones de la khaleesi en pantalla. Estos seres mitológicos tienen una capacidad desestabilizadora dentro del equilibrio de poderes en Canción de Hielo y Fuego. El creador George R. R. Martin planteó en una convención que dudó en introducirlos en su historia. Junto a los poderes derivados del Señor de la Luz y otros como los relacionados con los Caminantes Blancos y los Hombres Sin Rostro, los dragones son el elemento sobrenatural de la obra. Además, son uno de los elementos icónicos principales de la serie y las novelas. Los dragones de Martin son seres agresivos, sin aparente capacidad de raciocinio. Al revés de la tradición occidental, el autor de New Jersey no vincula a los dragones con el Mal, pero mantienen el status de bestias indómitas, de capacidades monstruosas —además del clásico hálito de fuego— y a las cuales si no se consigue controlar, pueden acarrear consecuencias imprevisibles.
Dragon de "trencadís" (Parque Güell)
                La significación para los occidentales de los dragones deriva en buena parte del libro del Apocalipsis, que en el pasaje 12:1-17 relata la guerra contra el dragón. Pariente próximo de la serpiente (no en vano, drakos en griego se refiere al reptil). Durante siglos, la iconografía europea vinculó a este ser con el Diablo. San Jorge, patrono de Inglaterra, Georgia, Catalunya, Rusia, Grecia y santo emblemático de 
Dragon alado del casco
de Martí I (S. XV)
la cultura ortodoxa, labra su reputación en el mito de su batalla contra un dragón. Los reyes de la Corona de Aragón llevaban a una representación del drac en su yelmo y desde entonces para los catalanes la figura ha sido familiar (véase el Parc Güell de Gaudí) San Miguel es el otro héroe cristiano que vence y supera a la bestia y su representación es, a menudo, la de un caballero medieval triunfante. En el Norte de Europa, los germanos y escandinavos tenían en sus leyendas al dragón Fafnir, ser surgido de la avaricia, derrotado por el paladín Sigfried (inspiración lejana del Superhombre de Nietzsche y quizá del amoral caballero Jaime Lannister). 
Dragón de hierro forjado
(Gaudí)

En la Europa medieval, la admiración por la leyenda de San Jorge como ideal cristiano hizo que se adoptara también a su víctima como emblema del poder: nació la Orden del Dragón, uno de cuyos miembros fue Vlad Tepes, que debe su sobrenombre Dracul (Drácula) a la criatura maligna. Drácula —conocido como el Empalador, y que ahora nos parece sacado del mismo molde que los desolladores y crueles Bolton de Juego de Tronos— resistió con éxito a los enemigos de la Cristiandad, los turcos. En la célebre novela The historian de Elizabeth Kostova, se apunta esa doble vertiente del dragón en los Balcanes, ligada a la imagen de Vlad Tepes: protector, pero también cruel.

Jimmy Page
 (Dragones por doquier)
En Oriente, el dragón tiene casi unívocamente una connotación positiva. Para los chinos, es su símbolo por antonomasia, relacionado con la lluvia, con el agua, con el fuego, con el ciclo vital, con el equilibrio de la naturaleza. No en vano es uno de los signos de su zodíaco. Implica sabiduría y prosperidad, y conteniendo fuego y agua, tienen una parte de ying-yang, de Bien y de Mal. En el folklore de Japón, hay distintas tipologías de dragones. Algunos de ellos relacionados con el caos y las tempestades, pero mayormente son símbolo de pureza, de conocimiento y de buena fortuna. 
Dragon chino
                 (Ramblas de Barcelona)


A través del manga y la animación japoneses ha llegado a los jóvenes occidentales una concepción de estas criaturas que sus abuelos no habrían sospechado. En Dragon Ball, Shenron implica la generosidad, la paciencia y el premio al valor, creado por un pueblo pacífico para resolver las crisis ocasionadas por las acciones maléficas. En los Caballeros del Zodíaco, Shiryu es el caballero del Dragón, relacionado con la constelación, el más taimado de los protagonistas, leal, sensato y siempre dispuesto al sacrificio. Esta visión más positiva de los dragones, fruto de la confluencia y el conocimiento de la cultura oriental, se ha traducido en novelas, sagas y películas. A bote pronto, recordamos Eragon, donde las criaturas tienen conciencia propia y un alto grado de empatía con los humanos que los montan, los jinetes. Esta saga, construida por el adolescente Christopher Paolini, es bastante discreta, pero sorprende por la importancia que toma la relación entre el dragón y el ser humano.
Siryu, caballero
            del Dragón
Las grandes sagas de la fantasía contemporánea, salidas de la pluma de Tolkien, dibujan a los dragones como engendros del Mal. En Harry Potter, son agresivos pero domeñables. En la saga de Rowling, lo cierto es que los dragones no llegaron a desarrollarse mucho (podían ser entrenados y carecían de criterio, aunque su poder y tamaño parecía superior a los de Martin). Las criaturas que describe George R. R. Martin no aparecen con una estrecha relación con el Mal ni tampoco son domesticables. La clave de los dragones de Canción de Hielo y Fuego es el control que puede ejercer sobre ellos la familia Targaryen. Identificados sus miembros a menudo como «dragones», la estirpe real de Poniente tiene una particular conexión con ellos: los puede montar y utilizar también como arma de guerra. Los Targaryen —de raza humana, pero con una genética singular— tienden a procrear entre si para conservar su sangre valyria que permite la capacidad de control de los dragones. Después de casi 150 años sin noticias de ellos, Danaerys Targaryen es la primera que consigue devolver los dragones al mundo.
Daenerys (L. Carvalho)
Es a través de tres huevos regalo de Ilyrio Mopatis, un oscuro personaje que George R. R. Martin parece haber ido guardando como un comodín. Los tres dragones, Rhaegal, Viserion y Drogon, van creciendo a la par que la joven khaleesi supera etapas de su formación. La extraordinaria sinergia que surge entre las bestias y su madre es el principal factor que convierte a Danaerys en de nuevo candidata al Trono de Hierro. Una khaleesi harapienta de 14 años, con apenas un puñado de seguidores, viuda, emerge de las cenizas como líder a la par que nacen sus dragones.
Más tarde, en el desafío de la Casa de los Eternos en Qarth, Danaerys sale del laberinto de visiones gracias a la intervención de Drogon. El personaje femenino icónico de Canción de Hielo y Fuego crece y supera las etapas conforme sus dragones empiezan a desarrollarse. Hay un hilo invisible pero irrompible entre las criaturas y ella. El control que da la sangre Targaryen sobre los dragones es la clave, pero este dominio no es perfecto. Como ya hemos comentado en otros artículos (léase ‘La Transfiguración’ y ‘Orientalismo y épica’), Danaerys es un personaje en continua transformación, que evoluciona hacia la madurez, pero que es muy sensible a la duda.

Las criaturas de los Targaryen son agresivas como la tradición occidental ha descrito su raza, con la capacidad mágica muy por encima de la de raciocinio, pero para nada seres sin razón. El equilibrio magia-razón parece que depende de su relación con el jinete. Aegon el Conquistador, guerrero frío y cabal, hizo un uso muy hábil de sus bestias y eso le proporcionó el dominio de los Siete Reinos. Pero Danaerys tiene mucha más prisa y una dramática historia familiar.

En Danza de Dragones veremos como los asuntos que ocupan el corazón de la joven khaleesi la ponen en un estado de indecisión. Y ese ánimo se trasladará a los dragones. Uno de ellos se volverá casi incontrolable. ¿Es un reflejo de la personalidad de Danaerys, más pasional que controladora? Lo cierto es que desde cachorros, Viserion, Drogon y Rhaegal han crecido a la par que la khaleesi se consolidaba como líder. El hilo que los une es invisible, pero mucho más fuerte y resistente que el famoso acero valyrio.

Siscu Vilaprinyó


divendres, 13 de desembre de 2013

La retirada de Jack Glesson (Joffrey Baratheon)

 La erótica del poder y la maldición del Trono de Hierro

"Cuando uno está sentado ahí arriba, mirando despectivamente a todo el mundo, no resulta nada difícil sentirse dominado por esa locura del poder, por ese complejo de superioridad que tiene Joff."
Jack Glesson

El Dr. Jack y Mr. Joffrey
El actor Jack Glesson, nacido en Cork el 20 de mayo de 1992 y estudiante de Filosofía y Teología en el Trinity College de Dublin, expuso en unas declaraciones recientes que quería abandonar la actuación, una vez finalizara su papel en la serie de HBO. La razón argumentada para tomar una decisión tan radical es que quería dedicarse a sus estudios, a tareas humanitarias y al hecho que la vida que acarreaba ser un actor  y una Celebrity  no era lo que esperaba. ¿El conocimiento del Mal y de la sugestión del poder cambiaron a Jack para siempre? Es posible. En unas declaraciones en El libro oficial de Juego de Tronos el actor Jack Glesson afirma que el director de rodaje David Nuter le recomendó que se metiera en el personaje, que buceara en su alma para poder encarnarlo. A lo que Jack responde que pensó para sus adentros: espero que no haya un Joffrey oculto dentro de mi… ¿Lo halló el joven actor irlandés? No lo sabemos, pero, a juzgar por su  brillante actuación, realmente construye un personaje aborrecible, debemos pensar que sí.      
En este mismo libro Jack afirma que: entre toma y toma, cuando nos tocaba esperar, me quedaba sentado en el Trono de Hierro porque… ¡no me quería bajar de él! Cuando uno está sentado ahí arriba, mirando despectivamente a todo el mundo, no resulta nada difícil sentirse dominado por esa locura del poder, por ese complejo de superioridad que tiene Joff.

Jaime desafiando a los Dioses
El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, decía Lord Acton. El Trono de Hierro cambia para siempre a aquellos que se sientan en él. Jaime Lannister, el verdadero padre de Jofrrey,  se sentó en él tras el asesinato más famoso de los 7 Reinos: el de Aerys Targaryen, el Rey Loco que quería incendiar Desembarco del Rey como Nerón con Roma o Hitler con París. Jaime Lannister, asesino de un rey loco y padre de un rey loco. La maldición del Trono de Hierro, de las mil espadas de Aegon el Conquistador forjadas por el fuego de Balerion el dragón.  Aunque Jack Glesson pasa por alto un detalle revelador. Habla del complejo de superioridad de Joffrey, de ese influjo del poder en él. Para Alfred Adler, psicólogo vienés y discípulo de Sigmund Freud, el sentimiento de inferioridad gestado en la infancia era compensado por un complejo de superioridad y Bertrand Russell, el filósofo y matemático británico, expuso este mismo hecho en sus teorías sobre el poder y la educación. Como dijimos al principio del blog está por ver si podríamos sentarnos en el Trono y resistir su influjo, un abrazo frío y a la vez cálido de acero y fetichismo, y si el lector podría responderse esta pregunta a sí mismo es uno de los objetivos de este blog que, recordemos, es una búsqueda no un relato concluso.  
No poca filosofía y mucha sangre encontramos en el vástago de los gemelos Lannister así que teniendo en cuenta que el cargo de Mano del Rey es de alta mortalidad y que Jack Glesson quiere dejar la serie seguiremos el consejo del filósofo L. Wittgenstein y dejaremos en paz a Joffrey pues ante lo que no puede hablarse es mejor callar.

La Mano del Rey

PD: a todos los que nunca encontraron su Trono en este mundo, pero sí en el de la fantasía.

diumenge, 24 de novembre de 2013

Juego de Tronos: aventura y filosofía


Juego de tronos: una puerta a la aventura y a la filosofía para los jóvenes (y no tan jóvenes) (reedición de un artículo realizado para una excelente revista digital de literatura juvenil http://www.pezlinterna.com/ )


George Martin y Alejo Cuervo
¿Era predecible que un producto de siete libros (algunos aún por escribir), una epopeya de más de 5000 páginas, con cientos de personajes, pudiera ser un producto comercial y de moda? Creo que la respuesta es, rotundamente, no. El éxito de Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin ha sido, sin duda, a contracorriente. Una vez que está de moda podemos glosar sus virtudes hasta la saciedad, pero es evidente que a priori no era para nada un producto comercial. El hecho de que una editorial pequeña como Gigamesh comprara, segun la leyenda, por 4.000 euros los derechos de la obra de Martin, ya lo dice todo.

Al leer los libros de Martin uno se da cuenta de varias cosas: la grandeza de su obra y también de la lograda adaptación que HBO ha hecho, pues trasladar la trama monumental sin sacrificar por completo el espíritu literario es algo que, si somos sinceros, ni los responsables de El Señor de los Anillos consiguieron. El éxito televisivo de Game of Thrones ha favorecido a convertir una obra de culto en el fenómeno del momento. Aunque también es cierto que su éxito no habría sido posible sin el boom de Frodo y compañía. Ellos sacaron a la literatura fantástica del boulevard de los sueños rotos. ¡Con él los frikis salimos del armario!



Las claves del éxito

J. R. R. Tolkien
¿Pero que tiene la obra de Martin que la haga tan interesante para miles de lectores en todo el mundo, jóvenes y adultos? La sinceridad. Martin es un escritor sincero, no tiene miedo de explicar como es la vida, la vida real incluso en un mundo de fantasía. Si hay que cargarse a Eddard Stark, él lo hace. Martin no es un escritor moralista, aspecto que sí tenía Tolkien (por su educación victoriana no podía evitarlo). Tolkien también era filólogo, pero Martin fue guionista en Hollywood. El autor de Canción de Hielo y Fuego no solo es un buen narrador, sino un lector apasionado de la historia de Roma y la Edad Media, con una larga carrera en la escritura, que bebe de la filosofía de Hobbes, Maquiavelo, aunque abundan homenajes a Lovecraft, Conan, Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, entre muchos otros referentes.

Juego de Tronos y la filosofía (el porqué de un porqué)

A simple vista, uno de los pilares sobre los que se sustenta el hilo argumental de Juego de Tronos, es una gran reflexión sobre el poder. Pero hay elementos más allá que pueden comentarse en la obra de Martin, entre ellas, una sinfonía de personajes interesantes, cada uno con sus matices, sus pasiones, virtudes y defectos. Esta gran cantidad de personajes permite una identificación que se fundamenta en los arquetipos inmemoriales, pero que cruzan la frontera para desbordar el libro o la pantalla, llegando al alma del lector y el televidente.

Carl Jung planteó los arquetipos para designar cada una de las imágenes originarias constitutivas del “inconsciente colectivo” y que son comunes a toda la humanidad. Configuran ciertas vivencias individuales básicas, se manifiestan simbólicamente en sueños o en delirios y son contenidos más o menos encubiertos en leyendas, cultos y mitos de todas las culturas. Goethe también los usó en Fausto para explicar que las madres iluminaban el camino del héroe, como Catelyn cuando va camino a Aguasdulces y acude al septón. El guerrero es un arquetipo en el que Catelyn no solo identifica a Robb Stark, su hijo, sino también a sus enemigos.



Carl Jung
La evolución de los personajes que heredan el conflicto de los reinos, es proporcional a la evolución de una madurez propia del adolescente. No en vano, la infancia y la juventud son factores importantes de cambio en esta saga. Joffrey Baratheon es la representación de lo perverso con apenas 13 años, su maldad se inicia en un relato de su infancia, cuando abre una gata preñada para mostrarle las crías muertas a su padre. Pero no es la aparente semilla de la crueldad lo que arruina su destino, sino el juego del poder. Sus concepciones absolutas, propias de la adolescencia, no lo ayudan a manejarse en un mundo oscuro y lleno de posibilidades. Puede matar o torturar, sin consejeros, siendo su palabra la ley absoluta. Contrario ocurre con los valores de Sansa Stark, que con 14 años es prometida y negociada a Joffrey, debido a las virtudes que la educación de la época había impuesto en ella. Experta en bordado y otras actividades femeninas, se abduce ante la ilusión de un futuro matrimonio. Es el arquetipo de la dama. Ayra Stark, su hermana de 10 años, se aleja de este establishment, transformándose en una mujer sin rostro, capaz de enfrentarse a las adversidades con la valentía de su linaje desde la niñez. Igual ocurre con Robb Stark y Jon Nieve, de 16 y 17 años, guerreros que defienden el sentido del honor desde el estratega que lidera las batallas o el que las libera a favor de su gente.

Joseph Campbell
Daenerys Targaryeen (14 años), al contrario de los anteriores pilares de la historia, es el personaje donde se emulará el concepto del héroe propuesto por Joseph Campbell en su libro El héroe de las mil caras, en el que profundiza el patrón literario del héroe, a partir de elementos en común en leyendas de distintas culturas. Daenerys también es obligada a comprometerse como Sansa, pero con Khal Drogo del pueblo Dothraki. La diferencia con Sansa es que la heredera Targaryeen no es un personaje pasivo. Se inquieta, busca soluciones, y sabe que en ella radica la única voluntad para poder salir de esa prisión que implica el matrimonio. Más que la resistencia, Daenerys aprende a abandonar el miedo a través del conocimiento. Aprende un nuevo idioma, otras costumbres, y su adolescencia va cruzando por los doce estadios del viaje del héroe, llegándose a transformar en la poderosa madre de dragones.




S. Freud, padre
del Psicoanálisis
Mircea Elíade, estudioso
de las religiones
y los mitos
Sin duda, por estas imágenes de fortaleza, algunas chicas se identifican con Arya, otras con Cersei o Sansa. Algunos adultos se reconocen en el sentido del honor de los Stark. Otros sienten fascinación por los campos asolados por los ejércitos de mercenarios, la marcha de los guerreros a la batalla, la cocina fastuosa y rica en detalles… Ya en la década de los años veinte Sigmund Freud planteó la necesidad del hombre moderno por escapar virtualmente de una vida segura, cómoda y civilizada, pero llena de restricciones que había refugiado en el inconsciente sus pulsiones más primitivas, aquellas precisamente que afloran de forma clara en Canción de Hielo y Fuego. Era en la literatura donde el hombre podía matar, morir y renacer, amar y ser amado sin cortapisas morales. La literatura, y la ficción por extensión eran el refugio del alma. Mircea Elíade fue más allá y recogiendo las ideas de Carl Jung, discípulo disidente de Freud, escribió en Lo sagrado y lo profano un párrafo que ayuda a explicar la clave del éxito de la obra de Martin:

Se podría escribir todo un libro sobre los mitos del hombre moderno, sobre las mitologías camufladas en los espectáculos que le gustan, en los libros que lee. El cine –esta fábrica de sueños- recupera y utiliza innumerables motivos míticos: la lucha entre el héroe y el monstruo, los combates y las pruebas iniciáticas. (Elíade 2012: 227-228)

Este libro podría ser cualquiera de los que conforma la saga Canción de Hielo y Fuego. Sus historias nos aprovisionan para la vida y así recuerdo las bellas palabras del novelista americano John Steinbeck acerca de la obra La muerte de Arturo de Thomas Malory:

Lanzarote y Ginebra, los
amantes adúlteros de
Camelot
Cersei y Jaime, los
 amantes adúlteros
de Poniente
No me asombraba que Uther Pendragon codiciara a la mujer de su vasallo y la tomara mediante engaños. No me asustaba descubrir que había caballeros malignos además de caballeros nobles. También en mi pueblo había hombres que lucían los hábitos de la virtud pero cuya maldad me era conocida. En medio del dolor, la pesadumbre o el desconcierto, yo volvía a mi libro mágico. Si yo no sabía escoger mi senda en la encrucijada del amor y la lealtad, tampoco Lanzarote sabía hacerlo. Podía comprender la vileza de Mordred porque también él estaba en mí; y también había en mí algo de Galahad, aunque quizá no lo bastante. Pese a todo también estaba en mí la apetencia del Grial, hondamente arraigada, y quizá aún lo esté. (García Gual 2007: 212-213)

Esto es lo que nos sucede ante la obra de Martin. Es un reflejo de los vicios y las virtudes que siempre han existido y anidan en nosotros. Quién puede negar que haya algo que admirar en la nobleza de Edd Stark, en su forma de vivir, de obedecer las leyes de forma kantiana y en su muerte, tan socrática; o en la ambición de los Lannister por alcanzar el poder, un poder que pocos filósofos han descrito tan bien como Hobbes o Maquiavelo, o incluso F. Nietzsche. Los tres son autores de referencia para comprender, para ver y no solo mirar y admirar la obra de Martin. Y también el sexo, descarnado en la obra.



Tyrion 
En un mundo como el de los Siete Reinos que no conoce el cristianismo la religión no coarta en exceso el cuerpo, un cuerpo a veces al servicio del poder, un cuerpo que se exhibe, que goza y que sufre. Poniente es un mundo con moral, de una moral no cristiana pero de indudables raíces europeas. Una especie de siglo XIV-XV de transición entre el medievo y el renacimiento. Nada lo simboliza más como las dos familias de la primera parte de la saga: los Stark (una familia feudal, de tintes escoceses y creyentes de antiguos dioses) que acuden a la guerra con los estandartes de los señores que les son fieles y con quién les unen lazos de vasallaje renovados por las buenas o por las malas; y los Lannister (un nombre con regusto a los Lancaster de la Guerra de las Dos Rosas, bellos, ricos, anglosajones e intrigantes). Son precursores de un maquiavelismo que hace correr tanto el dinero como la espada, sin hablar de la estrategia incestuosa que los lleva a la corona en la figura del despiadado, cruel y un poco “degenerado” Joffrey Baratheon.

Para entrar de verdad en el mundo de Martin debemos ir más allá de donde nuestros ojos ven, comprender con el alma como decía Platón. Quizás descubrir si nosotros seríamos capaces de sentarnos en el Trono de Hierro y resistir su encanto, de no sucumbir a su embrujo de poder y reflexionar si seria posible obrar bien y ser reyes justos de las tierras de los Siete Reinos.



Obras consultadas:

Campbell, Joseph (1997). El héroe de las mil caras: psicoanálisis del mito. México: Fondo de cultura económica.

Elíade, Mircea (2012). El sagrat i el profà, pgs. Barcelona: Fragmenta Editorial.

García Gual, Carlos (2007). Historia del rey Arturo y de los nobles y errantes caballeros de la Tabla Redonda. Barcelona: Alianza Editorial.


La Mano del Rey

PD: Este artículo está dedicado a Josep Martí Bouis por ser un hijo aventajado de Zaratrustra, un DJ con un gran presente y mucho futuro. 

dimarts, 19 de novembre de 2013

El Egipto de Poniente

El Egipto de Poniente (por Javi González) 

 "El amor es un veneno. Un veneno dulce, sí, pero un veneno que mata." 
 "Las lágrimas no son la única arma de una mujer. La mejor la tienes entre las piernas"
Cersei Lannister

Aunque las referencias históricas de “Juego de Tronos” son claras alusiones a la guerra de las rosas, la simetría entre el imperio Ptolemaico y la casa Baratheon-Lannister es clara, al menos en los comienzos del reinado de Ptolomeo y Robert, y sobre todo en las figuras de Cleopatra y Cersei, dado que estas últimas comparten situaciones y características que hacen de la reina regente un fiel reflejo de la reina de Egipto en muchísimos aspectos.

Cersei en el Trono de Hierro, sueños y ambiciones
Ambos reinados comienzan con una boda de carácter político y por orden paterna para mantener unido el reino. Ptolomeo XII Auletes reinó hasta su muerte en el año 51 a. C; dejándole el trono a su hija Cleopatra VII Filópator y a su hijo Ptolomeo XIII Dioniso II (51-47 a. C.), que contaba aproximadamente con doce años, con quien ella tuvo que casarse por testamento de su padre. Ptolomeo XII dejó como tutor de ambos al regente de Roma, que en ese momento era Pompeyo, quien debía hacer cumplir el testamento y casar a los hermanos. Claro que esta unión era puramente legal ya que según se dice Cleopatra, extremadamente inteligente y ambiciosa, dejaba fuera de todas las decisiones a su hermano. Cersei es obligada a casarse con Robert por orden paterna para mantener el poder en los reinos, su ambición es patente en todos los capítulos en los que aparece y como dice Tyrion, su hermana es inteligente cuando está serena.

Grabado de Plutarco,
historiador griego
Otro aspecto en común es la belleza de las dos mujeres. La descripción que Martin hace de Cersei la encumbra como la mujer más bella de los siete reinos y de Cleopatra tenemos la descripción que nos deja Plutarco, la cual encajaría muy bien con la reina de Poniente: "Se pretende que su belleza, considerada en sí misma, no era tan incomparable como para causar asombro y admiración, pero su trato era tal, que resultaba imposible resistirse. " Los encantos de su figura, secundados por las gentilezas de su conversación y por todas las gracias que se desprenden de una feliz personalidad, dejaban en la mente un aguijón que penetraba hasta lo más vivo. Poseía una voluptuosidad infinita al hablar, y tanta dulzura y armonía en el son de su voz que su lengua era como un instrumento de varias cuerdas que manejaba fácilmente y del que extraía, como bien le convenía, los más delicados matices del lenguaje"; Platón reconoce cuatro tipos de halagos, pero ella tenía mil.

Cleopatra y César 
(Jean-Léon-Gérôme)
Ambas están ávidas de mantener un poder que han conseguido gracias a un arma que Cersei desvela a Sansa en Choque de Reyes: "Las lágrimas no son la única arma de la mujer. Tienes otra entre las piernas, y más vale que aprendas a usarla. Ya verás cómo los hombres utilizan a menudo sus espadas. Los dos tipos de espadas." Tanto Cersei como Cleopatra manipulan a los hombres en su provecho. Ambas son madres, ambas quieren poner a sus hijos a salvo cuando ven la derrota próxima y ambas ven morir a sus hijos, una a manos de Octaviano y la otra a manos de la traición y ya veremos los demás. También comparten un enemigo de sexo masculino que pretende devolver el reino a su "legítimo" dueño: la egipcia a Octaviano y Cersei a Varys, que resulta ser protector de los Targaryen. Otra similitud que me llamó la atención es que Cleopatra se suicida con un áspid y Cersei al ver la derrota en su cara, cuando Stannis ataca Desembarco del Rey, pretende envenenarse y envenenar también a su hijo Tommen para evitar ser capturada.
Marco Antonio y Cleopatra (Lawrence Alma-Tadema)

Otro acción que une a los dos personajes es el apoyo al clero para mantenerse en el poder. Cleopatra como personificación de Isis mantendrá siempre a los sacerdotes egipcios a su lado para mantener su carácter divino, mientras que Cersei, buscando apoyo económico y estabilidad en el trono da más poderes a la fe, aunque esto le costará caro.
Un último punto que las une es su talón de Aquiles: sus hijos, lo que verdaderamente aman, sangre de su sangre. Hacen todo lo posible por mantener a salvo a su descendencia aunque fracasan en su empeño. Los hijos de la egipcia morirán a manos de los secuaces de Octaviano y los de la reina regente…. Bueno uno ya cayó, y los otros, si se cumple la profecía que le auguran morirán también.
Por lo demás las relaciones incestuosas unen a Cersei – los Targaryen – Cleopatra, pero eso es materia para otro post.

Javi González, maestre de ciudadela








dilluns, 23 de setembre de 2013

El talento de Mr. Baelish

El talento de Mr. Baelish

" El hecho de pasar de particular a príncipe presupone o virtud o fortuna"
Nicolás Maquiavelo

Petyr Baelish
Probablemente la gran ambición de Petyr Baelish, Meñique, consejero del rey y maestro de la moneda, queda bien resumida en esta frase de Nicolás Maquiavelo. Petyr pertenece a la baja nobleza de Poniente, concretamente en la casa Baelish los dedos, a la rocosa costa este del mar Angosto de la zona de Nido de Águilas. Los Baelish son vasallos de la casa Arryn que actualmente encabeza Lysa Tully, viuda de Jon Arryn, antigua mano del rey Robert. De joven, Petyr estaba enamorado de Catelyn Tully y al ser humillado en combate por Brandon Stark , el pretendiente de Catelyn, trató de casarse con su hermana Lysa, pero Edmure Tully lo rechazó por el hecho de pertenecer a una casa menor e hizo perder a Lysa el hijo de ambos. Petyr, hombre resentido y listo, listo como un zorro, maquiavélico le llamaríamos actualmente ha ascendido a la corte durante el reinado del rey Robert y con su muerte se ha convertido en un hombre fiel, almenos parentemente, a la causa del rey Joffrey I Baratheon y ha ganado los títulos de señor de Harrenhall y aspira  a ser señor del Valle , o quizás rey en el Norte o algo más.


N. Maquiavelo
En la serie el actor irlandés Aidan Gillen es caracterizado con un aspecto renacentista y bastante parecida a las representaciones pictóricas de Nicolás Maquiavelo, político y filósofo florentino a caballo entre los siglos XIV y XV. Acierto de casting , casualidad , una idea subliminal? No tengo dudas de que nada es al azar. Como decía el mismo Maquiavelo: todos los hombres pueden ver pero no todos comprenden lo que ven. Negar la semejanza entre el florentino y la caracterización renacentista de Gillen es ponerse una venda en los ojos . Petyr tiene tics de psicópata y de asesino en serie: frío, calculador , individualista . Concede a los hombres de la corte lo que desean: mujeres y placeres, para conocer sus puntos débiles. Ya Nicolás Maquiavelo en el Príncipe , tratado político que inaugura la edad moderna filosóficamente, habla de que la mejor manera de vencer al enemigo es facilitarle el acceso a la voluptuosidad de la carne ya que los placeres debilitan la voluntad. De ahí que su rival más duro sea Lord Varys el eunuco , una araña de tela de araña muy robusta y con pocos puntos débiles. Cabe recordar también que los Medici, familia que dominó la política florentina en tiempos de Maquiavelo y con quien él trató de reconciliarse escribiendo El Príncipe, que fue el contrapunto aristocrático en los inicios republicanos y populares de las obras de Maquiavelo, ascendieron políticamente después de años de dedicarse a las finanzas.   Lo mismo que hará Petyr Baelish de quien se insinúa en la siguiente frase de Tyrion Lannister en Tormenta de espadas: el oro de Meñique sale de la nada, sólo chasqueando los dedos.Baelish, conspirador, especulador, proxeneta, ministro de la moneda. Un hombre legal y sin moral. George Martin es un escritor con un gran sentido de la ironía.
Ripley, personaje creado por P. Highsmith
y psicópata trepador
Más adelante en este diálogo Kevan Lannister objeta sobre Petyr, a quien se quiere encargar el control del Valle de Nido de Águilas , lo siguiente: " Meñique quizás es muy listo , pero no es de casa noble ni hábil con las armas. Los señores del Valle no lo aceptarán nunca como soberano ." Kevan está muy equivocado y Meñique tiene mucho más futuro que él en el Juego de Tronos .

El poder como obsesión y contrapeso de las debilidades

Varys y Petyr, reflexiones filosóficas ante el Trono de Hierro
Pasar de particular a príncipe, o sea , ascender en el poder. Este parece ser el motor principal de un personaje que al libros no tiene ningún capítulo con punto de vista propio , pero que en la serie de HBO tiene momentos de gran protagonismo , como en el diálogo que mantiene con la Araña Varys ante el Trono de Hierro al sexto capítulo de la tercera temporada "The climb". Un diálogo entre dos personajes filosóficamente colosales en el que, con música ascendente de fondo, caen las máscaras y se intuye una posibilidad inquietante: la de que todo el conflicto provocado por la muerte de Jon Arryn sea un montaje del Maquiavelo de Poniente para sembrar la discordia, crear una ola para dominarla y arrasar toda una corte decadente y milenaria empleando el conflicto militar para conquistar el poder. Una historia que de tantas veces contada nunca pierde vigencia. Realmente es un plan retorcido y de imprevisibles consecuencias, pero posible al fin y al cabo. No se puede negar que de momento sus planes van viento a favor y que los límites entre la venganza personal y el impulso nietzscheano borran hasta quedar difusos en un solo hombre , el "Mr.Ripley " de Poniente .

Knowledge is power

Otro momento estelar de Petyr, personaje que luce mucho en la pantalla como el despótico Tywin Lannister, es la discusión subida de tono que el consejero mantiene con Cersei. Petyr, pasandose de listo, insinúa a la reina con una falacia ad baculum ( amenaza oculta en el lenguaje ) en torno a la supuesta información sobre el origen del rey. La información es poder remacha Petyr desafiando a la reina con una definición del poder muy cercana a la del empirista inglés Francis Bacon: knowledge is power. Petyr es un hombre del renacimiento, ya lo hemos comentado antes.
Petry y Cersei, les liasons dangereuses
A esta concepción baconiana del poder Cersei, la Ginebra incestuosa, replica con una visión primitiva del poder , muy medieval y también muy romana : la del poder como capacidad de decretar la vida y la muerte de los súbditos. El poder como monopolio de la violencia. Cortadle el cuello !, grita la leona a sus soldados. Baelish ve peligrar por unos instantes su vida y todo su plan urdido durante años. No se ha acordado de su condición de débil, de impotens ante los potentes, los poderosos, los que detentan el poder en mayúsculas. Más adelante, tendrá ocasión de desquitarse y hacerse con un ejército que es el único que le falta a su plan de dominación como había intuido Tyrion Lannister en el fragmento citado antes del tercer libro Tormenta de espadas. Todo muy bien atado. El maestro Martin hace muy buen equipo con los guionistas que, por obligación, deben narrar diferente la historia porque el lenguaje de la televisión no es el mismo que el de la literatura, pero ambos retratan bien la tramoya enorme que se esconde tras la fachada del poder, los equilibrios frágiles y escurridizos sobre los que se sostiene el entramado político de los estados, unos poderes más aparentes que reales pero que cuando se despliegan golpean con toda la fuerza. Juego de Tronos es un curso acelerado de filosofía política para dummies .

El malentendido Maquaveliano

Retratad Petyr sólo nos queda deshacer un poco el malentendido sobre Maquiavelo como teórico del fin como justificadora de todos los medios, frase que nunca escribió , o como defensor del poder tiránico o despótico injustificado. El rey Federico II de Prusia escribe, en pleno siglo XVIII, que Maquiavelo es uno de los pensadores más peligrosos de la historia del pensamiento político y es, probablemente , no muy lejos de la verdad. Pero la cuestión a considerar es peligroso para quién? Para soberanos absolutos y más ampliamente por todos los adversarios de los regímenes democráticos y populare .

 En todo caso, Maquiavelo separó la religión de la política (la razón de estado se impondrá a las obligaciones religiosas ) y formuló que la política tenía sus leyes independientes de la ética y la moral, que era lo que habían defendido los clásicos y el cristianismo. Expuso que el hombre político debe conocer las reglas si quiere jugar, permitirá al lector el juego de palabras , al Juego de Tronos con garantías mínimas de éxito. En este aspecto Lord Varys es más Maquiaveliano que Petyr, aunque la historia ha hecho pasar a Maquiavelo como sinónimo de conspirador e hipócrita. Quizás por el hecho de que Nicolo Maquaivelo escribió dos obras de signo contrario como los Discorsi, donde defendía tesis republicanas y El Príncipe donde parece defender un soberano autoritario y que busca el poder a cualquier precio.

Hombres del muro, estoicos y defensores del Bien Comun, milicias populares al servicio del estado
La realidad es que Maquiavelo nunca dejó de apoyar a la gente en contra de lo que él llamó " los pocos" y lo que llamamos la nobleza , la aristocracia , los " sabios ", los expertos o los ricos. En un discurso que sigue siendo dominante en nuestro tiempo, Maquiavelo muestra que no hay poder sin opresión. Pero se demuestra así que donde hay opresión se encontrará , tarde o temprano , una resistencia . Una idea que impregna también la obra de George Martin. Canción de Hielo y Fuego es una obra de un escritor despiadado con sus personajes, donde la furia , las ambiciones y la violencia campan por un mundo oscuro y brutal , pero a la hora está el contrapeso de la resistencia del pueblo a fue dominado por los " de arriba ", un canto al espíritu libre, casi libertario , los hombres de fontera.  La filosofía de Maquivael es como una "filosofía de la resistencia" y su lectura es muy necesaria , como un esfuerzo por recuperar sus ideas sobre una sociedad justa. Lo mismo se puede decir de la obra de George Martin. Personaje ambigua, seguramente como Petyr, Maquiavelo sonríe desde la tumba cada vez que alguien quiere minimizarlo como teórico político.


La Mano del Rey






dilluns, 9 de setembre de 2013

Hodor, Hurbinek y la importancia del nombre

Hodor, Hurbinek y la importancia del nombre


"-Hodor- dijo Hodor.
  -Hodor -asintió Bran.
  -Creo que a Hodor le gusta que digas su nombre -dijo Jojen, dando un puntapié a una piña.
  -En realidad no se llama Hodor -les contó Bran. Solo es una palabra que dice él."
Tormenta de espadas

" Una semana más tarde, Henek anunció con seriedad, pero sin sombra de presunción, que Hurbinek “había dicho una palabra”. ¿Qué palabra? No lo sabía, una palabra difícil, que no era húngara: algo parecido a “mass-klo”, “matisklo”. En la noche aguzamos el oído: era verdad, desde el rincón de Hurbinek nos llegaba de vez en cuando un sonido, una palabra. No siempre era exactamente igual, en realidad, pero era una palabra articulada con toda seguridad; o, mejor dicho, palabras articuladas ligeramente diferentes entre sí, variaciones experimentales en torno a un tema, a una raíz, tal vez a un nombre."
Primo Levi, La tregua


Hodor y Bran, una relación ética y simbiótica
Hodor, un personaje entrañable, de esos que se prestan a bromas tan fáciles como crueles. Hodor, nuestra actitud ante el cual es un espejo de nuestra humanidad, o de la falta de ella. Hodor cuida de Bran en momentos difíciles, es sus piernas y sus brazos. Hodor, humano y inhumano a la vez. Luces y sombras.
Primo Levi, químico y escritor italiano que vivió (y sobrevivió) a la experiencia traumatica de los campos de exterminio nazis, escribió una trilogía (Si esto es un hombre, La tregua, Los hundidos y los salvados) en la que nos dejó, entre otros, el testimonio escalofriante de Hurbinek, el niño de Auschwitz. Como Hodor, Hurbinek -el niño de Auschwitz- vive una humanidad limitada por su condición física y mental discapacitada. Aún así se aferra  la palabra, a una palabra, para expresar su humanidad. Una palabra, una palabra basta para dar sentido a toda una vida. Levi describe así y da testimonio de Hurbinek, el sinnombre, cuyo humanidad había sido truncada: 

Primo Levi
Hurbinek no era nadie, un hijo de la muerte, un hijo de Auschwitz. Parecía tener unos tres años, nadie sabía nada de él, no sabía hablar y no tenía nombre: aquel curioso nombre de Hurbinek se lo habíamos dado nosotros, puede que hubiera sido una de las mujeres que había interpretado con aquellas sílabas alguno de los sonidos inarticulados que el pequeño emitía de vez en cuando. Estaba paralítico de medio cuerpo y tenía las piernas atrofiadas, delgadas como hilos; pero los ojos, perdidos en la cara triangular y hundida, asaeteaban atrozmente a los vivos, llenos de preguntas, de afirmaciones, del deseo de desencadenarse, de romper la tumba de su mutismo. La palabra que le faltaba y que  nadie se había preocupado de enseñarle, la necesidad de la palabra, apremiaba desde su mirada con una urgencia explosiva: era una mirada salvaje y humana a la vez, una mirada madura que nos juzgaba y que ninguno de nosotros se atrevía a afrontar, de tan cargada como estaba de fuerza y de dolor. 

Henek, el muchacho húngaro que cuida de Hurbinek, es, como Hodor, testimonio de compasión, de una ética de la compasión y de una filosofía de la finitud. Hodor y Bran, una relación ética. Como dice el filósofo y maestro de maestros Joan-Carles Mélich, no se puede teorizar de ética, la ética solo puede mostrarse. Y la literatura no dice sino muestra, no informa sino forma. George Martin expone la vida, la muestra, con sus luces y sus sombras, sus matices y sus contradicciones. No podemos habitar el paraíso pero si hay quienes han visto el infierno y pueden dar testimonio de ello: Primo Levi, Arya Stark en Harrenhall, Theon en Fuerte Terror o Hodor en su cárcel interior. 


Theon en apuros
El texto de Primo Levi y el fragmento de Tormenta de espadas de George Martin expresan ambos la importancia del nombre, del nombre propio. Esta tesis psicológica de relacionar íntimamente el nombre con la propia identidad, que explica de un lado la fascinación de los niños,  y adolescentes por ver su nombre en cualquier pared, mesa o libreta, es muy evidente en la trágica transformación a que Ramsay Bolton, psicópata de manual, somete a Theon Greyjoy, cuyo afán por superar al padre y querer ser fuerte y malo cuando en el fondo es un hombre lleno de complejos le lleva a la tragedia. Ramsay se esfuerza en cambiar el nombre a Theon por el de Hediondo a la par que les somete a las más escalofriantes mutilaciones en los momentos más gore y repulsivos de Juego de Tronos. El nombre como algo más que una etiqueta, como esencia, una discusión que en la Edad Media tubo muchas disputas en las universidades. Stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus (La rosa que era existe ahora sólo de nombre, sólo poseemos nombres desnudos). Desnudo está Theon ante Ramsay en Fuerte Terror. Para Roose Bolton un hombre desnudo tiene pocos secretos y un hombre desollado no tiene ninguo. Como había  escrito metafóricamente  F.Nietzsche: "Todos usamos máscaras, pero llega un momento en el cual no podemos removerlas sin quitar un poco de nuestra propia piel". En Danza de Dragones Hediondo luchará por volver a ser Theon, recuperando su personalidad a la par que su antiguo nombre, aunque, como Hurbinek o Hodor, un poder bestial les haya exiliado de la humanidad plena, arrebatando su dignidad quizás para siempre. Y solo por nuestro amor a los desesperados conservamos todavía la esperanza. 


Cual es el origen de Hodor, cual es su historia trágica, que se oculta bajo el follaje que Martin ha creado para desvelarnoslo en el momento oportuno. Hodor tiene u
Niños de Auschwitz
n gran papel por jugar aun, estoy seguro de ello. Solo sabemos que se llamaba Walder -pues nos lo cu
enta Bran Stark en el mismo fragmento citado de Tormenta de espadas-, y que era tataranieto de la Vieja Tata. Ya es mucho más de lo que sabemos de Hurbinek, el niño de Auschwitz del cual Primo Levi nos da su testimonio desgarrador concluyendo así su tenebroso y magistral relato: "Hurbinek, que tenía tres años y probablemente había nacido en Auschwitz, y nunca había visto un árbol; Hurbinek, que había luchado como un hombre, hasta el último suspiro, por conquistar su entrada en el mundo de los hombres, del cual un poder bestial lo había exiliado; Hurbinek, el sinnombre, cuyo minúsculo antebrazo había sido firmado con el tatuaje de Auschwitz; Hurbinek murió en los primeros días de marzo de 1945, libre pero no redimido. Nada queda de él: el testimonio de su existencia son estas palabras mías”. Primo Levi murió en 1987 en extrañas circunstancias y se dictaminó que se suicidó aunque nunca se encontró nota ni carta de suicidio aunque amigos y biógrafos cuestionaron esta tesis y su muerte sigue envuelta en el misterio. Su prosa, su palabra, trató de dar sentido a su experiencia, dar constancia del horror, de un horror tan conradiano como real, lo mismo que hace Martin, y, sobretodo, de dar testimonio de los hundidos, de los que no escaparon del lager aunque mantuvo destellos de optimismo dentro de un tono sombrío. Luces y sombras. Se acerca el invierno...


La Mano del Rey





dissabte, 7 de setembre de 2013

Reglamento para una liga (La Belle Alliance)

Reglamento para una liga (Juego de tablero de Juego de Tronos)

"A mi hermano le gusta jugar por jugar, pero a mi solo me gusta jugar cuando sé que ganaré"

Doran Martell


El juego de Edge Entertaintment proporciona horas incontables de ocio a los jugadores si encuentran el "tranquillo" al sistema de golpes, contragolpes, azar, faroles y estrategia que proporciona Juego de Tronos , el juego de tablero. Aún así cabe la posibilidad de desmotivar al personal si las partidas no tienen ningún objetivo a largo plazo. El sistema de liguilla para 6 jugadores que proponemos permite jugar ligas al mejor de 6 partidas que dan posibilidades a cada jugador de plantear batalla con cada casa y permiten un sistema competitivo pero que no dura más de un mes si se puede jugar regularmente. La Belle Alliance es un grupo de juego que ha desarrollado estas reglas simples y efectivas para hacer ligas competitivas que permiten alianzas a corto plazo y también puñaladas traperas, con más o menos estilo...

Mace Tyrrell y Walder Frey de la casa Baratheon
El sistema trata de dar a cada jugador puntos al finalizar cada partida de la forma siguiente: 1 por castillo, 2 por fortaleza, 1 por cada punto de suministro ACTUALIZADO al terminar la partida, 1 por cada guarnición de home area capturada y 10 por victoria (7 para el primero y 3 para el segundo en caso de empate a castillos y fortalezas). De manera que un jugador debe cuidar de ganar pero también de saber nadar y guardar la ropa en caso que la partida se ponga difícil y salvar unos puntitos cuando la cosa se tuerce. También cabe la posibilidad de añadir algunas de las misiones de la expansión de Festín de Cuervos para dar aliciente a las partidas, en el modo de juego Belle Alliance, que propone además repartir de forma aleatoria las cartas de casa mezcladas con las de la expansión Danza de Dragones. ¡Toda una fiesta!

El sistema permite jugar 6 partidas, una con cada casa, escogidas de forma aleatoria. Para evitar roces repetidos o alianzas perpetuas con los mismos jugadores hay que tratar de evitar que un jugador repita siempre con la misma persona al lado. Cada grupo puede encontrar formas de hacer el sorteo condicionando las casas a escoger por jugador. Una liga puede ofrecer una clasificación final  tipo: 

  • Jugador 1 73 
  • Jugador 2 61
  • J. 3/J.4 60 
  • Jugador 5 55
  • Jugador 6 30

También pueden realizarse clasificaciones por casas, para comprobar tendencias y estadísticas, pero es evidente que las alianzas también condicionan la partida de cada casa. Una partida final con Stark siendo líder no es lo mismo que ocupando la 4a posición. También puede realizarse un Pichichi de Guarniciones o Home areas (en inglés) para resolver desempates en la clasificación y para dar trofeos de consolación a los jugadores menos afortunados en la liga general. 

El juego así toma dinámicas nuevas y los cuervos (normalmente mensajes de whatsapp) van que da gusto y las alianzas llegan a propiciar jugadas nuevas, temerarias y normalmente mortales pues enfrentarse a 3 casas a la vez es un reto (en el juego de tronos ganas o mueres...). 

El grupo de juego La Belle Alliance ha realizado 3 tipos de ligas:
Jaime Lannister , comandante de la
Casa Stark conquistando
Desembarco del Rey
  1. Classic: jugando con las reglas originales de juego más el sistema de puntos antes mencionado.
  2. Danza de Dragones: con las reglas de la expansión Danza de Dragones más el sistema de puntos mencionado.
  3. La Belle Alliance: despliegue de casas y reglas de juego habituales, EN CAMBIO las cartas de casa son aleatorias (se mezclan las originales más las de las expansiones y cada jugador coge 2 juegos de 4,3,2,2,1,1, 0,  con los que se confeccionará dos mazos que contegan esta misma serie. Cuando agote el primer mazo cogerá el segundo y cuando agote el segundo podrá realizar otro mezclando los de los dos así que pueden planearse estrategias de partida lenta, rápida, combate, defensa, etc.). Las cartas de casa se mezclan dando lugar a combinaciones explosivas y nunca vistas en la partida original y que no permiten tener todo controlado como en la partida classic en que el jugador sabe que el jugador Martell va a salvar la capital jugando la carta de Arianne Martell, por poner un ejemplo. Se pueden condicionar ciertas cartas como Stannis y Davos, o Ramsay y Hediondo para que vayan juntas al elegirse por azar una de las dos.  También cabe la posibilidad de añadir algunas misiones, las más sencillas y no ligadas a ningún territorio en concreto de la expansión A Feast for Crows.
    Cartas de misión de A Feast for Crows
    También es posible añadir algunas cartas como Hambruna, o Burden of Power ,entre otras, al mazo I de los eventos. Aunque todo siempre al gusto de los jugadores.  Es hora de las reglas de la casa y de ser creativos y ser consciente que cada cambio le da al juego nuevos matices, ni buenos ni malos sino diferentes. 

!Hagan juego señores!



La Mano del Rey