diumenge, 6 de gener de 2013

Baratheon: Shakespeare, Tolkien y heráldica de Poniente

Baratheon: Shakespeare, Tolkien y heráldica de Poniente

"El desorden, el horror, el miedo y la rebelión habitarán esta tierra, que entonces será llamada el campo de Gólgota, o el lugar de las calaveras"
Ricardo II (W. Shakespeare)



Baratheon
Pendón de Ricardo II
(Los dos cuerpos 

del rey,
Ernst H. Kantorowicz, 

Ed. Akal)
Ricardo II de Inglaterra fue el último rey de la dinastia Plantagenet. Hijo de Eduardo, El Príncipe Negro, se enfrentó a una rebelión de Enrique, duque de Lancáster, y otros barones desposeídos y descontentos con su gobierno que arrastraba las remoras y gastos de la costosa Guerra de los Cien Años. Derrotado, fue obligado a abdicar y murió en la cárcel, nunca sabremos si asesinado. Su estandarte personal presentan un gran parecido con la de los Baratheon. El Ciervo coronado de los Baratheon es uno de los más bellos estandartes de las casas de Poniente. El Ciervo, como animal ha estado presente en gran parte de la heráldica europea. Desde los Cervelló de Cataluña, dinastías francesas o alemanas hasta  del Reino de Irlanda. Como animal está presente en gran parte de las leyendas celtas y germánicas.
El caballero catalán 
Guillem de Cervelló
El rey Ricardo también fue el protagonista de un drama histórico de William Shakespeare.  William Shakespeare hizo a Ricardo II protagonista de una trágica historia muy "juegotronesca" y  que se considera que inaugura "de facto" la tradición maquiaveliana de la política en Inglaterra. Vemos en Ricardo II un mundo crepuscular y el nacimiento de otro, la Baja Edad Media de trancisión al Renacimiento (otra vez los arquetipos de los Stark, más feudales y guerreros,  y los Lannister. más refinados, astutos y políticos) que culminó con la obra de Maquiavelo.

Petyr Baelish

Nicolás Maquiavelo
En un libro, Los dos cuerpos del rey de Ernst Kantorowicz,  donde se analiza la teología política medieval, el autor describe que los reyes medievales tienen dos cuerpos: un cuerpo natural y un cuerpo político. El tema de los dos cuerpos del rey es pertinente a lo largo de Ricardo II, desde el exilio de Bolingbroke a la deposición del rey Ricardo II. El cuerpo natural es un cuerpo mortal, sujeto a todas las debilidades de los seres humanos mortales. Por otra parte, el cuerpo político es un cuerpo espiritual que no puede ser afectado por las enfermedades mortales tales como la enfermedad y la vejez. Estos dos cuerpos forman una unidad indivisible. En época moderna y contemporánea el sucesor del cuerpo político será más adelante el Estado, el Leviathan de Hobbes. Los reyes nacen y mueren, al igual que los ministros y los súbditos, pero el estado (o la família como le dice Tywn Lannister a Tyrion antes de una batalla ante los Stark) permanece. Robert Baratheon muere, pero Lord Varys y Meñique permanecen.

William Shakespeare,
el Bardo de Avon
J.R.R. Tolkien, el Bardo de
Bloemfontein
Esta dualidad de la monarquía, esta  coincidentia opositorum -unión de los opuestos, entre el cuerpo mortal e immortal es una de las claves de la alquimia del arte. La obra de Tolkien transcendió porque probablemente sin saberlo el "viejo professor" unió las dos almas espirituales de occidente: de un lado la tradición indoeuropea de celtas, griegos y germanos (con sus seres sobrenaturales, héroes, dioses y monstruos) y la tradición judeocristiana (con sus valores sobre la igualdad, el amor y el pacifismo): el orden y la aventura. Fue esa quadratura del círculo la que dió a Tolkein la llave de los corazones de millones de lectores. No podía obrarse un retorno al paganismo, pues era brutal y sangriento, ni una glorificación del guerrero bárbaro sin caer en el peligroso "ariansimo" de los nazis. Ni tampoco podía aferrarse a la tradición judeocristiana que tras la muerte de Dios anunciada por Nietzsche estaba mortalmente herida. Tolkien encontró la síntesis: nuevos héroes para un nuevo tiempo, un tiempo en el que no cabían los mártires que mueren en vano -Boromir muere para defender a los hobbits-  ni las renúncias vitales del cristianismo, pero que no llevaran el mundo a una nueva barbarie sinó a la derrota del Mal, de ahí que los epicúreos hobbits sean sus héroes y no los aguerridos guerreros. Tolkien fue un escritor místico aunque no religioso. Creyó en el hombre y en su destino heroico, pero creía más aún en la fuerza del amor, la amistad y la bondad.

G. R.R. Martin, el Bardo
 de New Jersey

George R.R. Martin consigue otra dualidad, la de unir lo fantástico con lo histórico. Su mundo de Poniente es más real que hechos históricos en novelas con decorados de cartón piedra. En pocas novelas que se publican de la edad media se puede saber que comían los caballeros, como se llaman las partes de sus armaduras, los nombres de sus escuderos y banderizos... Como narrador Martin ama tanto a los villanos como a los héroes, pero su obra derrama una àcida  crítica sobre un sistema político corrupto e injusto.  De la pasión que comparte con Shakespeare por los bufones (el Chico Luna, Caramanchada y compañia) hablaremos más adelante. Love is love in beggars and kings...



La Mano del Rey


PD: no deja de ser curioso que el primero és inglés, el otro un "hijo del Imperio" y el tercero americano; un pequeño bosquejo de la evolución de la lengua inglesa a lomos de la Commonwealth.





16 comentaris:

  1. Lo que siempre me cautivó de SDLA fue la apreciación en todo momento de que el mal estaba allí, creciendo, avanzando y que en verdad si nuestros Héroes sucumbían a la corrupción o a su mortalidad, la oscuridad lo embargaría todo y ese sería el fin... Qué curioso, me pasaba eso aun cuando sabía que los buenos triunfarían al final.
    Pero Sr. Bernat, no me diga que está anunciando que los leones ganaran! Bueno, de hecho los Lancaster ganaron la Guerra de las Rosas, aunque fuera por medio de una rama bastarda. Poniente está en decadencia, es evidente que el apocalipsis se acerca. Pero que quedará después? Una nueva era y una nueva filosofía?

    ResponElimina
    Respostes
    1. No no creo. pienso que MArtin hará triunfar a Daenerys, Snow y sus dragones. QUizás los Otros hagan unir a los hombres en pos d euna lucha por la superviència. Pero nunca se sabe...

      Elimina
    2. Lo de Snow está un poco complicado.

      Elimina
  2. Yo creo que un Lannister va a ganar, Tyrion, el más despreciado. Muy buen ensayo Bernat (un feliz año 2013). Una de las grandezas de Martin y que ha hecho que su saga trascienda el rótulo de fantasía épica, es crear un mundo medieval tan parecido al nuestro. Eso permite una identificación con culturas y personajes. A diferencia de Tolkien, Martin juega con el concepto Bien-Mal desligándolo de significados maniqueos al demostrar que los "buenos" son capaces de hacer cosas malas y los villanos son capaces de actos sublimes.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Exacto Malena, Martin escribe sin maniquesimos lo cual no le quita que transimita una ética o que sea relativista, pues creo que queda claro que hay grises pero grises que tiran a blancos y oscuiros muy oscuros.
      Mira una de las cosas que le dije a un compañero cuando empece la priemra parte de la serie (no había entrado en los libros) fue que la serie deberia acabar con la imagen de Tyrion en el trono, el peón hecho rey. Me apunto a este final aunque nunca se sabe!! QUizá ganen los Bolton o los Frey!

      Elimina
    2. Como van las cosas, nada me sorprendería. Yo, mal que mal, soy hija de mi época y me gusta esa ética relativista de Martin.

      Elimina
    3. Bueno hay que diferenciar moral y ética. Martin no es moralista lo qual se agradace!! Supongo que los dos nos referimos a esto!
      ;)

      Elimina
    4. Tú eres el filosofo y me lo explicaras mejor. Para mi moral es social y exterior. Etica es algo personal, viene de tu interior.

      Elimina
    5. Bueno creo qeu soy más bien professor de filosofia más que nada. Si la moral és colectiva i la etica es individual. A demás en Martin vemos que la etica es la acción individual de cada uno en una situación concreta, aunque cre, y en esto soy muy Humeano que el sentimiento de humanidad es el que nos lleva a reprochar, aborrecer o agradar ciertas acciones. Soy emotivista digamos...

      Elimina
    6. Tenía entendido que la distinción colectivo-individual no es definitoria para la distinción moral-ética. Si la moral es el conjunto normativo (deber ser) de las acciones humanas (individuales o colectivas) y la ética es la reflexión (filosófica) sobre ese ámbito, creo que podría decirse que la obra de Martin ni es moralizante (a Dios gracias) ni es ética (porque no obviamente no es un ensayo).
      Ahora bien, el inmenso espectro de personajes, la enorme diversidad moral de sus personajes y la lluvia de reflexiones éticas que muchos de ellos se hacen sobre lo que hacen, ya sea en forma de monólogo interior o de diálogo, es una invitación constante a la filosofía moral.
      Y esta es una de las razones que hacen de este blog algo muy acertado. Buen trabajo.

      Elimina
    7. Muchas gracias por los elogios! ;)

      Llevas razón en lo que dices pues no hay un acuerdo en este punto por lo que refiere a distinción entre etica y moral. Hay autores que hablan de moral individual, los principios morales de cada individuo (que en la saga podríamos identificar con Edd Stark), pero yo creo que eta distinción es confusa ya que la visión de la etica como estudio de la virtud implica caer en el Melisandrismo, es decir en distinguir metafísicamente entre Bien y mal y eso es, como nos advierte el profesor Joan-Carles Mèlich (del qual hablé en algun post y del que recomiendo su trabajo), bastante peligroso pues de ahí aidentificar moral con ley y con etica hay solo un paso y entonces la vida humana seria robotica. Prefiero al distinción de Joan-Carles de moral col·lectiva, como conjunto d enormas, y la etica como individual. Precisamente muchas veces la respuesta etica es ir contra la moral. El amo de esclavos que los liberava rompía con la moral romana de la esclavitud, la mujer que lucha por sus derechos como persona en un país islámico está mal vista por la moral dominante. La etica es la respuesta individual a una situación concreta y ahí puede haber eticas utilitarias (de la mayoría), racionalistas, emotivistas, etc.

      Respecto a la obra de MArtin es tan filosofica como un tratado de Platón pues las historias de PLatón son cuentos, mitos, narraciones y diálogos. Y si aceptamos como decía Whitehead que toda la historia de la filosofía es una nota a pie de página de lo que escribió Platón ya tienes la repsuesta. Otra cosa es que la filosofía contemporánea haya caído des de la epoca moderna y la Il·lustración en un enigmático galímatias para eruditos, pero todo el mundo puede comprender una narración. por eso Platón fue tan influyente, porque fue didáctico...

      Gracias!!!

      Elimina
  3. Por supuesto, por eso uno acusa de "malo" a quien nos hace sufrir, pero nos ofendemos cuando, cometiendo las mismas acciones, hacemos sufrir a otros.

    ResponElimina
  4. Exacto, algo que nadie entiende de SDLA es por qué es un hobbit quien tiene la fuerza para destruir el añillo, yo siempre contesto, que al ser las personas más puras de la tierra media, es más difícil que sean corrompidos por el poder del anillo, eso es lo que pienso. Con JDT apenas empecé a leerlos,pero en lo poco que llevo me he dado cuenta que los personajes no son buenos ni malos, actúan de acuerdo a las necesidades que los problemas les presentan

    ResponElimina
  5. Interesante artículo, el concepto orientalista de la existencia de una dualidad en equilibrio-desequilibrio entre lo oscuro y lo luminoso es un fuente inagotable de bosquejos filosóficos en ambas obras. Pero la percepción entre el bien y el mal se modifica, y través de otras visiones generalmente prácticas, como es el caso de Maquiavelo. La sociedad humana no parece estar formada por buenos y malos individuos, sino por buenas y malas decisiones.

    ResponElimina