dimarts, 15 de gener de 2013

Melisandre y el fuego de Heráclito

Melisandre y el fuego de Heráclito

“Hay hielo y también hay fuego. Odio y amor. Amargura y dulzura. Masculino  y femenino. Dolor y placer. Invierno y verano. Mal y bien. —Dio un paso hacia él—. Muerte y vida. Miréis hacia donde miréis, opuestos. Miréis hacia donde  miréis, la guerra.”
Melisandre

"La Guerra de todo es padre, de todo rey, y a los unos hace dioses, a otros, hombres, a unos los hace esclavos y a los otros libres"
"El Dios: día y noche, invierno, verano, guerra, paz, saciado, hambriento, y va cambiando como el fuego, que, cuando se mezcla con aromas, se dice segun el olor de cada una"
Fragmentos de Heráclito, filósofo presocrático




Stannis Baratheon y Melisandre, luces y sombras
Melisandre es un personaje delicioso. Hablamos de ella para relacionar su culto al dios R'hllor con el Cristianismo que se extendió de forma sigilosa por el Bajo Imperio romano hasta alcanzar el estatus de religión oficial. ¿No es eso lo que persigue Melisandre al promover la causa de Stannis Baratheon al Trono de Hierro? Su arquetipo físico, el de la peliroja seductora, encaja con el tópico medieval que asignaba a las mujeres de cabello rojizo poderes demoníacos. También su relación Stannis nos recuerda a lo que Carl Jung llamaba el Eros exaltado: el hombre mayor y casado seducido por una mujer y llevado al terreno del pecado y al límite de la locura y la posesión. Como si estuviéramos hablando de Rasputin, su legendario miembro viril y la Zarina de Rusia... Aunque Melisandre es una bruja filósofa: platónica y maniquea. aunque con fragmentos de la prosa de Heráclito incrustados. Su discurso presenta referencias claras a la dualidad de contrarios de Heráclito, el filósofo presocrático del siglo VI a.c. Aunque para ella hay un Bien y Mal distinguibles, como vimos en el diálogo  con Ser Davos en la caverna de Bastión de Tormentas

Cartel del film
Rasputin
Heráclito pintado por Rafael Sanzio en
La academia de Atenas
Heráclito de Efeso, apodado el Enigmático por la brevedad y ambigüedad de sus mal llamados aforismos (no sabemos si fueron pensados como tales o quizás su pensamiento no fue fragmentario sinó que ha desaparecido el texto de referencia original) fue un filósofo de origen aristocrático que vió en el Fuego el origen de todas las cosas. Aunque quizás el fuego fue solo una metáfora para designar su visión del mundo, un mundo en constante devenir, cambiante como el curso eterno del fluir de un río en el que no podemos bañarnos dos veces pues cada momento el agua ha mudado y nunca somos los mismos. Para Heráclito el mundo era una lucha eterna de contrarios (noche, día, frío, cálido, agudo y grave...), la guerra era el padre de todas las cosas. Aunque en Heráclito hay una Logos, una razón que todo lo ordena, una ley universal sin que ningun elemento pueda ser considerado superior a otro, bueno o malo. En Melisandre encontramos un discurso parecido en las formas, pero que esconde un partidismo claro y evidente. Melisandre, como Platón o Parménides, encuentra en medio del tumulto de contrarios de Heráclito una causa a la que aferrarse, un bién distinguible, su causa, la del dios R'hllor del cual sabemos poco y cuales son sus verdaderos objetivos. Esta coincidentia opositorum, que Melisandre emplea para hablar de la luz y las sombras forman un discurso efectivo que mantiene seducido a Stannis Baratheon, un personaje fantástico, un hombre fáustico en un mundo mágico, el rey temido de Maquiavelo...


La Mano del Rey


PD: esta entrada está dedicada a todas las Melisandres y a todos los pobres Stannis del mundo, y a todos los que creen que el deseo y la voluntad de poder son las dos caras de una misma moneda.

4 comentaris:

  1. Cuando se habla de la guerra entre los opuestos, tambien se interpreta que de ella depende la conservacion del equilibrio. Si una de las partes gana, habra una ruptura, una perdida de balance. La sacerdotisa habla de esta guerra, pero ella quiere ganarla, por lo que interviene buscando esa pertubacion que incline la balanza hacia su dios. Y esto es posible? No devendrá en la completa destruccion?
    Ese fuego del que habla Heraclito, se parece al fuego que robó Prometeo del cielo o aquel del que se hace mención en "La carretera", el fuego que acompaña a la humanidad.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Exactamente creo que el fuego es aquí la vida, el sexo, fuente primordial de la que brota la vida humana libre de toda concepción pecaminosa, también como magia, como herramienta prometeica.

      Elimina
  2. Nuevamente me rindo a tu forma de relacionar el universo de Poniente con la filosofía. Eres una maravillosa rareza entre los cientos de páginas, blogs, etc. que hablan y escriben sin para de Juego de Tronos y Canción de Hielo y Fuego. Aprovecho para invitaros a que paséis por mi página en FB (www.facebook.com/dehieloyfuego). La mía es más bien de recopilación de lo mejorcito que voy encontrando por la red. Por cierto, en estos días estamos celebrando un sorteo (http://goo.gl/gVNWk) de un Cofre Lannister. Si os pasáis por allí podéis probar suerte. Un cordial saludo.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Muchas gracias Alfonso!! Me has alegrado el dia, la noche vaya!! DE verdad!!!!

      ;)

      Elimina