divendres, 6 de març de 2015

Reseña de La lectura como plegaria (Fragmenta editorial) de Joan-Carles Mèlich


Reseña de La lectura como plegaria (Fragmenta editorial) de Joan-Carles Mèlich

«Me gusta leer apasionadamente, y que mi lectura no quede capturada por una pedagogía, por unas reglas, por unas normas morales, políticas, jurídicas o religiosas. Me gusta leer infielmente, pasar del texto al cuaderno, de la ortodoxia a la heterodoxia, de la repetición a la interpretación, del significado al sentido. Para mí, leer es un oficio y un ritual.»
Joan-Carles Mèlich


Abordamos de nuevo la obra de un autor ya conocido por los lectores del blog y también del libro Filosofía de hielo y fuego. Joan-Carles Mèlich vuelve a la carga con su libro más íntimo. La lectura como plegaria es una obra breve, pero profunda, pues consta de aforismos y citas del autor, como una especie de brújula para navegantes en un mar de incertidumbres y tinieblas. El autor, que es Doctor en filosofía y profesor de pedagogía de la educación en la UAB (Bellaterra), repasa los grandes temas tratados en sus anteriores libros, sus lecturas, sus temores a través de un diálogo con los grandes autores de la filosofía y la literatura. Toda su obra parte de un enfoque de la filosofía desde la finitud. Es decir, la vida empieza y acaba y es en ese transito donde tenemos contacto con la experiencia, la contingencia; la vida es el río donde todo fluye y nada permanece. Así pues, la condición humana es finita y corpórea, y eso hace que toda metafísica sea pura especulación o dogma terrible. Si para Platón el cuerpo era la cárcel del alma, Joan-Carles piensa que es el alma la cárcel del cuerpo, pues esa alma, ese pensamiento llamado razón, y esa moral surgida de la razón es el marco ineludible de la vida pero a la vez su límite. Y es ahí donde surge el tiempo y el espacio para la ética, la respuesta a la demanda del otro más allá (no por encima) del marco moral. En la estela de Nietzsche y de Heráclito, la vida surge del azar y del instinto y si bien, como enmienda al peligro del espectro del temido Übermensch, no podemos vivir al margen de la moral si podemos vivir en los márgenes. Mèlich teje y desteje como Penélope una filosofía fragmentaria, nada sistemática a partir de notas y apuntes de sus lecturas y reflexiones anotadas a mano en sus libretas con tinta violeta.

Según la editorial Fragmenta el libro puede resumirse en:

Un total de 262 «fragmentos filosóficos» procedentes de sus cuadernos de notas. Se trata de una reflexión sobre la lectura, la escritura, la distinción entre moral y ética, el sentido, Dios, el infierno, la compasión, la intimidad, la finitud, el deseo, el perdón, las víctimas, la muerte..., en un género que rehúye las categorías y opta por las escenas, las imágenes, las metáforas. Mèlich nos ofrece, en definitiva, «un pensamiento fragmentario, abierto, no sistemático, contrario a la lógica metafísica».

Joan-Carles Mèlich 
En la lectura como plegaria Mélich nos ofrece pedazos de vida, de memoria (otro de sus grandes temas) y de la importancia de la culpa y el perdón. Gran lector de Freud, Joan-Carles deambula por los límites y contradicciones del deseo, ese condición ineludible de la vida, y del pecado que, como decía Kierkegaard, es el gran objeto de la psicología pues no cesa nunca de reproducirse y de reprimirse. Y es aquí donde Joan-Carles ofrece, a mi humilde punto de vista, la solución al nudo gordiano de la existencia: la lectura como plegaria. Una lectura fragmentaria, no dogmática, infiel, nocturna, de Sade a Dostoyevski, de Platón a Sartre, de Hannah Arendt a James Joyce. Y pienso que, como Marco Aurelio en sus célebres Pensamientos, la escritura es la continuación de esa oración, de ese rezo del ser humano contingente, de ese Homo patiens que Mèlich ha esbozado en su trilogía (Filosofía de la finitud, Ética de la compasión, Lógica de la crueldad).
El hombre es un ser doliente, que ama y que odia, que goza y que sufre, y que vive en los límites de la moral y que, sin poder aspirar a conocer el Absoluto, espera la contingencia definitiva (el encuentro con Ella) con una esperanza entre estoica y religiosa. Ahora que dejamos atrás el tímido sol del invierno y se acerca la primavera Joan-Carles Mèlich será uno de los protagonistas de la fiesta del libro y la rosa en Sant Jordi el próximo 24 de abril. Estamos seguros.

http://www.fragmenta.cat/es/fragmentos/cataleg/fragmentos/340545

La Mano del Rey